CUANDO LA TIERRA GIME. Los efectos del hombre sobre la creación.

Romanos 8:19-23 Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza; porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora; y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo.

Originalmente la tierra fue creada sana y libre de contaminación, pero es el hombre, que  por hacer uso inadecuado de ella, está hoy cosechando sus frutos malsanos y siendo víctima de su propio invento. La Biblia es muy clara cuando enseña que lo que el hombres siembra, eso también segará. Así que estos resultados son apenas el comienzo de cosas peores que nos pueden sobrevenir, pues si la siembra ha sido abundante, también lo será la cosecha.

paisajes-155.jpg

¿POR QUÉ LA TIERRA GIME?

Esta es una rigurosa pregunta a la cual hoy trataremos de dar una respuesta adecuada y lo mas cercana posible a la realidad. Se denomina contaminación ambiental a la presencia en el ambiente de cualquier agente (físico, químico o biológico) o bien de una combinación de varios agentes en lugares, formas y concentraciones tales que sean o puedan ser nocivos para la salud, la seguridad o para el bienestar de la población, o bien, que puedan ser perjudiciales para la vida vegetal o animal, o impidan el uso normal de las propiedades y lugares de recreación y goce de los mismos. La contaminación ambiental es también la incorporación a los cuerpos receptores de sustancias sólidas, liquidas o gaseosas, o mezclas de ellas, siempre que alteren desfavorablemente las condiciones naturales del mismo, o que puedan afectar la salud, la higiene o el bienestar del público.

A medida que aumenta el poder del hombre sobre la naturaleza y aparecen nuevas necesidades como consecuencia de la vida en sociedad, el medio ambiente que lo rodea se deteriora cada vez más. El comportamiento social del hombre, que lo condujo a comunicarse por medio del lenguaje, que posteriormente formó la cultura humana, le permitió diferenciarse de los demás seres vivos. Pero mientras ellos se adaptan al medio ambiente para sobrevivir, el hombre adapta y modifica ese mismo medio según sus necesidades.

Por el uso equivocado de fertilizantes, Por los monocultivos. Por la manipulación genética, por la erosión provocada. Estas y otras torturas mas, son las que martirizan cada día esta bella y perfecta creación, la cual originalmente no fue así, ya que nuestro Creador la hizo hermosa, perfecta, agradable, fértil y productiva. Pero los ríos se han convertido en desierto, y los manantiales de aguas en sequedales, la tierra fructífera se hizo estéril, por la maldad de los que habitamos el planeta.

contaminacion-aire-600x404

Cuando la tierra gime y llora por los males que el hombre le ha causado, todavía nos quedan los recursos naturales que debemos cultivar y multiplicar para que los desiertos tengan estanques de aguas, y en la tierra seca broten manantiales. Los campos serán de nuevo sembrados, se plantarán de viñas y olivares, y rendirán abundante fruto.

Es cierto que nuestra tierra tiene una profunda herida, pero para esa llaga profunda y dolorosa, llega la AGROECOLOGIA, lo cual es el conocimiento de los elementos y procesos clave que regulan el funcionamiento de los agro ecosistemas y establece las bases científicas para una gestión eficaz en armonía con el ambiente. Es el estudio de la relación entre los organismos y su medio ambiente físico y biológico.

¿CÓMO FUE LA CREACIÓN ORIGINAL?

Génesis 1:11-12 Después dijo Dios: “¡Que produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla, y árboles frutales sobre la tierra que den fruto según su género, y cuya semilla esté en ellos!» Y así fue. Y así la tierra produjo hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árboles que dan fruto según su género, y cuya semilla está en ellos. Y vio Dios que era bueno”.

El Señor nuestro Dios no solo es el Creador, sino también el sustentador de todas las cosas. Por eso el rey David hacía estas afirmaciones:

Salmo 65:9-10 Tú, con la lluvia, cuidas de la tierra, y en gran manera la fecundas y enriqueces. Llenas de agua tus corrientes caudalosas y preparas el grano, cuando así lo dispones. Haces que los surcos se empapen y que se nivelen los terrones; con tus lluvias los reblandeces, y bendices sus renuevos.

La benevolencia del Señor se muestra en ser propicio a los que le invocan, en aceptar los sacrificios que le ofrecen, en perdonar los pecados del que arrepentido se acerca a El y en atraer a sus predilectos al templo para colmarlos de beneficios. Como Señor y regulador supremo de todos los fenómenos de la naturaleza y de los acontecimientos de la historia, se le debe especial acatamiento y veneración. Todas las riquezas de los campos son fruto de su bendición; las cosechas, los abundantes pastos, la multiplicación de los ganados, pregonan su munificencia, al par que su especial providencia sobre su pueblo necesitado. Por su contenido ideológico, podemos dividir esta composición poética en tres partes:

a) Acción de gracias por la remisión de los pecados de los que se acercan al templo a reconocer su soberanía;

b) Alabanza para Dios como Soberano de la naturaleza y de la historia;

c) Acción de gracias por la fertilidad de los campos.

CULTIVOS FÉRTILES

Cuando la tierra gime, se requieren medidas rápidas y efectivas que permitan la consolación y el alivio, o por lo menos que se minimicen estos dolores de parto que sufre nuestra tierra. Con base en todo lo citado anteriormente nos conviene hacer un alto en el camino, a fin remontarnos un poco en la historia de nuestros antepasados y observar como ellos pudieron sobrevivir sin fungicidas, fertilizantes o agregados químicos que han sido y seguirán siendo la riqueza de las Multinacionales y Transnacionales, pero a la vez la pobreza de nuestro suelo y de millones de habitantes de la tierra que por dicha causa sigue gimiendo y llorando.

Nuestro mundo tiene en la actualidad un promedio de 7.400 millones de habitantes, de los cuales 840 padecen física hambre, 1.200 sufren de desnutrición crónica, y 1.000 millones deben cargar con el problema del sobre peso. La historia Sagrada nos habla de un hombre llamado Isaac, el cual en una época de hambre y escasez, debió mudarse a tierra desconocida, vivir allí como extranjero, pero a pesar de todo, labró aquella tierra con  toda diligencia, y cosechó aquel año ciento por uno; y le bendijo el Señor. Y este varón se enriqueció, y fue prosperado, y se engrandeció hasta hacerse muy poderoso. Y tuvo hato de ovejas, y hato de vacas, y mucha labranza; y los filisteos (los nativos de la región), le tuvieron envidia (Génesis 26:12-14).

El carácter de Isaac se muestra más amante de la quietud que Abraham, pues no salió del mediodía de Canaán. No es raro aún hoy día que los nómadas cultiven o hagan cultivar una parte de las tierras de sus términos para proveerse de cereales. Es lo que hizo Isaac, y como prueba de que la bendición de Dios le acompañaba siempre, el autor sagrado nos cuenta la gran cosecha (ciento por uno) que recogió, añadiendo luego la suma de sus riquezas en ganados. Vemos cómo las promesas hechas a Abraham se van cumpliendo, y así, su hijo empieza a ser dueño de parte de la tierra de Canaán. Poco a poco los patriarcas nómadas se van sedentarizando a medida que adquieren campos y pozos propios, y su género de vida se convierte en seminómada, participando en sus costumbres del ambiente de los poblados y de las tribus de la estepa. Esto es importante para comprender muchas costumbres de los patriarcas, las cuales unas veces coinciden con el ambiente sedentario, y otras con el ambiente del beduino.

Todo esto nos demuestra que una mano diligente dirigida y sostenida por la bendición de Dios, pude lograr cosas muy grandes y positivas en medio de la adversidad. Pero seguramente el caso más notable  se nos relata en ocasión de la gran hambruna de siete años en la época del imperio Egipcio.

Génesis 41:17-23 Entonces el faraón le dijo: «En mi sueño, yo me veía de pie, a la orilla del río. Del río salieron siete vacas muy gordas y hermosas, que se alimentaban de los pastos. Detrás de ellas salieron otras siete vacas, muy flacas y feas. ¡Estaban tan flacas, que no he visto otras tan feas en toda la tierra de Egipto! Y las vacas flacas y feas se comían a las primeras siete vacas gordas, y éstas entraban en su panza, y nadie podía saber que las tuvieran adentro, porque se veían igual de flacas, como al principio. Entonces desperté. En mis sueños también vi que siete espigas, llenas de trigo y hermosas, crecían de un mismo tallo. Tras ellas crecían otras siete espigas, delgadas y marchitadas por el viento solano.

vacasflacas

 

 Después de citar esta maravillosa historia contenida en  libro del Génesis de la Sagrada Biblia, nos queda una profunda reflexión y muy serios interrogantes. ¿Será que también hoy se aproximan tiempos de gran hambruna para la humanidad? ¿No será por esto que la tierra gime y junto con ella gemimos los que la habitamos? ¿Qué enseñanza nos traen personajes como Faraón y José? No hay duda que a lo largo de la historia se han levando imperios poderosos que sin misericordia ni piedad han subyugado a la humanidad. Entre ellos podemos citar el imperio Egipcio, el Asirio, el Babilonio, el Medo Persa, el imperio Griego y el Romano.

Acaso no tenemos hoy los imperios amenazantes de la Política, la Religión y el Dinero, que con el fin de implantarse en el mundo, subyugan y pisotean los principios más nobles de la humanidad, solo con el fin de lograr sus propios intereses egocéntricos y criminales? Ejemplos de ello tenemos con las guerras de los cruzados, la inquisición, la primera y  segunda guerra mundial, la guerra de corea, la del Vietnam, y muchas otras que ahora ni el tiempo ni el espacio nos permite citar.

Pero si tenemos que llegar obviamente a conclusiones sumamente serias a este respecto. Las multinacionales y transnacionales, dedicadas a la producción de elementos químicos dañinos y agresivos para nuestros cultivos, se han convertido en el Faraón imperial que al igual que los nazis contra los Judíos o los romanos contra los cristianos, amenazan de manera imperativa contra los principios de la Agro ecología y la permacultura. ¿Cuál es entonces nuestra luz de esperanza en la actualidad para aliviar por lo menos en parte el gemido y el dolor de la tierra?

Que se levante un nuevo José, cuyo significado es Yasaf,  ¨añadir o multiplicar¨. Que nos levantemos hombres y mujeres que rescatemos los valores, que aprendamos a añadir a la tierra sus nutrientes originales y multipliquemos cosechas sanas y abundantes para nuestros hijos y las generaciones que nos han de suceder.

Que llenemos graneros a lo largo y ancho del mundo con productos orgánicos, completamente libres de contaminación, pudiendo así ofrecer una verdadera alternativa de mejoramiento humano, traducida en salud y prosperidad. Para ninguno es un  secreto, que la nación Hebrea se ha constituido en modelo para la humanidad.

Citemos solo algunos hechos de gran contundencia: Rescatados  milagrosamente del imperio de Faraón. Cruzaron por tierra seca en medio del mar rojo. Alimentados cuarenta años en un reseco desierto mediante maná con sabor a miel y agua que salía de la roca. Sus vestidos nunca se envejecieron. Sus pies no se hincharon. No hubo ningún enfermo entre ellos. Con leyes específicas en cuanto a la higiene y la alimentación. Con recomendaciones sanitarias que incluían hasta como desechar los excrementos o y cuidarse de las contaminaciones. No hay  duda que tenían la dieta adecuada y los nutrientes precisos para mantenerse fuertes.

Había normas en cuanto al manejo de los cultivos y de la tierra misma, la cual debía ser cultivada solo por espacio de seis años, dejándola reposar el séptimo, a fin de que se pudiera retroalimentar orgánicamente, y de esa manera tener los minerales adecuados para la próxima ronda de cultivos. Cuando la tierra gime, nos aprestamos entonces para una próxima y maravillosa restauración. Pero para ello no nos vamos a confiar solo en las promesas y los inventos de la ciencia, y mucho menos con campañas que tienden a esterilizar y contaminar mucho más nuestro suelo.

Vamos a buscar bases sólidas en las promesas divinas primeramente, pero también en la AGROECOLOGIA y diversidad de cultivos sanos que nos lleven directo a una nueva soberanía alimenticia para en bien la familia, la sociedad y la patria.

ORACIÓN DE GRATITUD Y DEDICACIÓN

Gracias Señor por tu linda creación, por las fuentes, por los ríos, los mares, las montañas. Gracias por tantas vidas reunidas junto con tantas voluntades de servicio con el propósito exclusivo de salvar nuestro suelo y engrandecer la nación. Bendice a todos sin distinción y perdónanos por hacer gemir nuestra tierra, pues ya es  hora que se manifiesten los HIJOS DE DIOS, Amén.

 

 

 

 

 

Publicado en Deberes humanos, Educación Cristiana, Liderazgo, reflexiones | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

LABRADOS A MARTILLO III. Significado de las trompetas de plata.

Números 10:1-2 El Señor habló con Moisés, y le dijo: «Haz dos trompetas de plata, labradas a martillo. Ellas te servirán para convocar a la congregación y para poner en movimiento a los campamentos.

En los tiempos primitivos, las señales se hacían con el cuerno de carnero o la corneta. En Levítico 25:9 se dice que el jubileo se anunciará al sonido del cuerno. Pero los documentos posteriores nos hablan de las trompetas de plata, que se hacían sonar así en el templo, para anunciar los actos de culto y las fiestas, como en el campo de batalla. En el arco de Tito, en Roma, figuran también, entre los trofeos de su victoria sobre los judíos, encima de la mesa de los panes, dos trompetas largas. La razón de introducir aquí estas trompetas es, sin duda, para que respondan mejor a la nueva organización de Israel bajo la guía directa de Dios. Las trompetas de plata eran algo más digno que los cuernos de carnero. Las señales convenidas son tres: un toque para convocar a los jefes del pueblo; dos para llamar al pueblo; uno más prolongado para ordenar el levantamiento del campo, y éste se hará a cada una de las partes de él.

Fuera de esto, añade que las trompetas tocarán en la guerra, y será su sonido como una llamada a Dios para que venga en socorro de los suyos. Este pasaje nos ofrece la explicación de lo que se dice repetidas veces en la Escritura: que los sacerdotes iban delante del ejército de Judá con las trompetas para tocarlas en el momento de comenzar la batalla, y su efecto era tan decisivo, que al instante los enemigos se sentían aterrados y huían, no quedando al ejército otro trabajo que perseguirlos y recoger el botín. También aquí tenemos que advertir la desproporción entre el efecto de las dos trompetas y la extensión del campamento de más de 600.000 hombres.

Si los dos temas anteriores, el candelabro y los querubines labrados a martillo, han sido de tremenda bendición, no menos podemos decir de lo que viene ahora, pues las trompetas de plata son la figura completa del “mensaje de Dios”. Si su luz en el candelabro es radiante, su presencia en los querubines es majestuosa, qué podemos decir de su mensaje claro y contundente en las trompetas?. Veremos entonces algo de singular importancia y de candente actualidad, pues hoy mas que nunca estamos necesitados de una palabra clara de parte de Dios, pues ya estamos muy cansados de esos sonidos inciertos de la religión tradicional, de esas mezclas doctrinales que tando daño han hecho y siguen haciendo al pueblo de Dios. Hoy se necesita “mensaje labrado a martillo” de acuerdo a lo que el Señor ha establecido.

trompetas-de-tutankamon2

LAS TROMPETAS DE PLATA

La plata es uno de los metales utilizados en la santa biblia para redimir y significa varias cosas:
1) significa redención
2) fortaleza (indestructible)
3) Dignidad, valor
4) Gran conductividad (útil y manejable)
5) Resistente (el fuego en lugar de acabarlo lo purifica).

Teniendo en cuenta estos importantes significados, podemos deducir con mucha facilidad la grandeza del mensaje de Dios que trasmitimos a nuestros oyentes en el momento que estamos predicando. Nos conviene entonces que hagamos una evaluación de las diferentes formas de trasmitir el mensaje del Señor a las personas a quien él nos envía continuamente, teniendo en cuenta estas prioridades: Edificación, exhortación y consolación.

I Corintios 14:3 Pero el que profetiza les habla a los demás para edificarlos, exhortarlos y consolarlos.

EDIFICACIÓN: Construir, levantar, fortalecer, instruir, reconstruir, restaurar.

EXHORTACIÓN: Rogar, insistir; alentar, infundir ánimo; suplicar, pedir, acudir a; consolar, confortar, invitar, reunir, mandar y llamar.

CONSOLACIÓN: Confortar; animar,  estimular. A través de la predicación debemos curar las heridas,  aliviar el dolor, consolar al que sufre para infundirle confianza.

TROMPETA 2

FUNCIONES DE LAS TROMPETAS DE PLATA

Dios y los 4 mensajes a través de las dos trompetas de plata (Números 10:1-10)

1. Convocar

“Hazte dos trompetas de plata; de obra de martillo las harás, las cuales te servirán para convocar la congregación, y para hacer mover los campamentos.  Y cuando las tocaren, toda la congregación se reunirá ante ti a la puerta del tabernáculo de reunión.  Mas cuando tocaren sólo una, entonces se congregarán ante ti los príncipes, los jefes de los millares de Israel”.

2. Movilizar

“Y cuando tocareis alarma, entonces moverán los campamentos de los que están acampados al oriente.  Y cuando tocareis alarma la segunda vez, entonces moverán los campamentos de los que están acampados al sur; alarma tocarán para sus partidas. Pero para reunir la congregación tocaréis, mas no con sonido de alarma.  Y los hijos de Aarón, los sacerdotes, tocarán las trompetas; y las tendréis por estatuto perpetuo por vuestras generaciones”.

3. Clamar

“Y cuando saliereis a la guerra en vuestra tierra contra el enemigo que os molestare, tocaréis alarma con las trompetas; y seréis recordados por el Señor vuestro Dios, y seréis salvos de vuestros enemigos”.

4. Adorar

“Y en el día de vuestra alegría, y en vuestras solemnidades, y en los principios de vuestras solemnidades, y en los principios de vuestros meses, tocaréis las trompetas sobre vuestros holocaustos, y sobre los sacrificios de paz, y os serán por memoria delante de vuestro Dios.  Yo el Señor vuestro Dios”.

● Las dos trompetas de plata se usaban para coordinar a las tribus en su traslado por el desierto.

● Para mantener a tantas personas en formación ordenada hacían falta comunicación clara y control de conjuntos enormes de gente, ganado y bagaje.

● Como aplicación, podríamos decir que las dos trompetas representan la voz de Dios que nos habló en el pasado y que sigue hablándonos en el presente y en el futuro.  Sin embargo las dos trompetas también sirven como símbolos de la voz del Señor a través del Antiguo Testamento y del Nuevo Testamento.

Dios y la “Fiesta de las Trompetas”  (Levítico 23:23-24)

“Habla a los hijos de Israel y diles: En el mes séptimo, al primero del mes tendréis día de reposo, una conmemoración al son de trompetas, y una santa convocación.  Ningún trabajo de siervos haréis; y ofreceréis ofrenda encendida al Señor”.

● Además de disfrutar de un día de descanso semanal, los israelitas también disfrutaban de 19 días durante los cuales celebraban las siete fiestas nacionales establecidas por Dios para su pueblo Israel: Pascua, Panes sin Levadura, Primicias, Pentecostés, Trompetas, Expiación y Tabernáculos.  Aquí tenemos el establecimiento de “La Fiesta de las Trompetas”, también llamada “Fiesta de la Siega”.  Era una celebración especial con participación de toda la familia.

● Al igual que la Pascua, enseñaba a los miembros de cada familia israelita de todas las edades acerca de la naturaleza de Dios y lo que había hecho por ellos.  Era tiempo para renovar el compromiso con Dios.  Pues, nuestras familias también necesitan rituales de celebración para renovar sus votos y profundizar su fe y transmitirla a sus hijos.

Dios y el poder de destruir un muro enorme al son de trompetas  (Josué 6:5)

“Y cuando toquen prolongadamente el cuerno de carnero, así que oigáis el sonido de la bocina, todo el pueblo gritará a gran voz, y el muro de la ciudad caerá; entonces subirá el pueblo, cada uno derecho hacia adelante”.

¿Por qué le dio el Señor a Josué todas estas instrucciones fáciles para ganar una batalla?  Hay varias respuestas posibles:

1. Dios quería asegurar que fuera claro e innegable que la batalla dependería de él, y no de las armas o destrezas del pueblo de Israel.

2. El método de Dios de tomar la ciudad aumentó el temor que ya se sentía en la ciudad de Jericó.

3. Esta extraña estrategia militar fue una prueba de la fe de los israelitas y su disposición a seguir a Dios plenamente. El sonar de las trompetas tenía un significado muy especial.  Ellos habían recibido instrucciones de usar en la batalla las mismas trompetas que usaban en sus festividades religiosas. Esto era para recordarles que su victoria vendría de la mano del Señor y no de su poderío militar.

TROPETAS 2

Dios y el poder de derrotar un ejército grande al son de trompetas (Jueces 7:19-21)

“Llegaron, pues, Gedeón y los cien hombres que llevaba consigo, al extremo del campamento, al principio de la guardia de la medianoche, cuando acababan de renovar los centinelas; y tocaron las trompetas, y quebraron los cántaros que llevaban en sus manos.  Y los tres escuadrones tocaron las trompetas, y quebrando los cántaros tomaron en la mano izquierda las teas, y en la derecha las trompetas con que tocaban, y gritaron: ‘¡Por la espada de Jehová y de Gedeón!’  Y se estuvieron firmes cada uno en su puesto en derredor del campamento; entonces todo el ejército echó a correr dando gritos y huyendo”.  Además de las llamadas de trompeta y las luces de las teas, se identificaron los atacantes con sus gritos como siervos de Dios.

Dios sobre el arca del pacto con el sonido de trompetas  (2 Samuel 6:14-15)

“Y David danzaba con toda su fuerza delante del Señor; y estaba David vestido con un efod de lino.  Así David y toda la casa de Israel conducían el arca de Dios con júbilo y sonido de trompeta [hacia la ciudad de David]”.

El arca del pacto era el tesoro nacional de Israel.  Este objeto sumamente sagrado en la tierra se guardaba por lo general en el tabernáculo.  Cuando el arca fue devuelto a Israel después de un breve cautiverio en Filistea, fue guardada en la casa de Abinadab durante 20 años.  David vio cuánto fue bendecido Abinadab, y quiso traer el arca a Jerusalén para que la nación entera fuera bendecida.

Dios y su bendición en la coronación del hijo de David al son de trompetas  (1 Reyes 1:38 y 39)

Y descendieron el sacerdote Sadoc, el profeta Natán, Benaía hijo de Joiada, y los cereteos y los peleteos, y montaron a Salomón en la mula del rey David, y lo llevaron a Gihón.  Y tomando el sacerdote Sadoc el cuerno del aceite del tabernáculo, ungió a Salomón; y tocaron trompeta y dijo todo el pueblo: ¡Viva el rey Salomón! Como el aceite tuvo su olor particular, también la trompeta tuvo su sonido especial.  Sólo en las cortes reales se permitían las llamadas de los trompeteros.

Dios y su presencia en la dedicación del templo con 120 trompeteros  (2 Crónicas 5:11-14)

“Y los levitas cantores todos los de Asaf, los de Hemán y los de Jedutún, juntamente con sus hijos y sus hermanos, vestidos de lino fino, estaban con címbalos y salterios y arpas al oriente del altar; y con ellos 120 sacerdotes que tocaban trompetas, cuando sonaban, pues, las trompetas, y cantaban todos a una, para alabar y dar gracias al Señor, y a medida que alzaban la voz con trompetas y címbalos y otros instrumentos de música, y alababan a Dios, diciendo: ’Porque él es bueno, porque su misericordia es para siempre’; entonces la casa se llenó de una nube, la casa del Señor, porque la gloria del Señor había llenado la casa de Dios”.

Las trompetas fueron incluidas entre los instrumentos musicales que fueron tocados en la dedicación del templo de Salomón.  ¡Imagínese 120 pastores o ministros de alabanza ejecutando 120 trompetas en frente de la congregación dirigiéndoles en adoración!

Dios y la adoración y acción de gracias de su pueblo acompañado por trompetas  (Esdras 3:10-11)

Ahora vamos a ver que estas trompetas fueron tocadas por sacerdotes y levitas—gente santificada que Dios apartó por el servicio del Señor, sirviendo de tiempo completo.

“Y cuando los albañiles del templo del Señor echaban los cimientos, pusieron a los sacerdotes vestidos de sus ropas y con trompetas, y a los levitas hijos de Asaf con címbalos, para que alabasen al Señor según la ordenanza de David rey de Israel.  Y cantaban, alabando y dando gracias a Dios, y diciendo: ‘Porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia sobre Israel’.  Y todo el pueblo aclamaba con gran júbilo, alabando a Jehová porque se echaban los cimientos de la casa de Dios”.

El rey David había dado instrucciones muy claras concernientes al uso de la música en los servicios de adoración del templo y Zorobabel, en la reconstrucción del templo quiso obedecer los mandatos divinos.  Los que retornaron de Babilonia a Jerusalén, requerían un gran esfuerzo por parte de todos los involucrados en la colocación de los cimientos del templo. Pero nadie trató de llevarse la gloria para sí mismo ni por su trabajo. Por el contrario, todos alabaron a Dios por lo que se había hecho. Pues, todas las buenas dádivas provienen de Dios: talentos, habilidades, fortaleza, liderazgo. Hermanos míos, ¡debemos agradecer a Dios por lo que se ha hecho en y a través de nosotros!

Dios y su deseo de una prosperidad y paz integral para su pueblo escogido.  (Nehemías 4:17-18)

Tomemos nota que la narración de Nehemías incluyó la presencia de un trompetero en el equipo de construcción. “Los que edificaban en el muro, los que acarreaban, y los que cargaban, cada uno tenía su espada ceñida a sus lomos, y así edificaban; y el que tocaba la trompeta estaba junto a mí”.

Para aliviar la ansiedad de su pueblo, Nehemías estableció un sistema de comunicación.  El hombre que tocaba la trompeta permanecía con el líder, Nehemías, y el pueblo sabía qué hacer si la escuchaban. No tenemos registro oficial de que haya sido utilizada la trompeta, pero el simple hecho de saber que emitiría una advertencia cuando fuera necesario los tranquilizaba. La promesa de una comunicación abierta e inmediata ayudó a que el grupo terminara su tarea de la construcción del muro. La palabra del predicador en Eclesiastés dijo: “Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas”.  ¿Es construcción o ventas?  ¿Es educación o agricultura?  ¿Es comunicaciones o música?  ¡Hazlo con ganas!

I Corintios 14:7-9 Si los instrumentos musicales, como la flauta o la cítara, no tuvieran un sonido claramente distinto, ¿cómo podríamos distinguir entre la música de flauta y la música de cítara? Y si el toque de trompeta resulta incierto, ¿quién se alistará para el combate? Lo mismo pasa con ustedes: si no usan la lengua para comunicar un mensaje claro y comprensible, ¿cómo se va a entender lo que dicen? Es como si hablaran al aire.

Como muy bien lo hemos visto, el uso de las trompetas fue notorio a lo largo de la historia del Pueblo Hebreo, razón por la cual no debemos extrañarnos si hoy todavía este hermoso simbolismo apunta directamente al mensaje de la predicación con sus diferentes aplicaciones, enseñándonos que hemos de comunicar mensajes claros, sencillos y persuasivos para la edificación del pueblo de Dios.

predicador

CINCO PASOS PARA UN MENSAJE EFECTIVO

1- Respaldar con un fiel testimonio

Si lo que predicamos no concuerda con lo que vivimos, nuestras palabras será huecas y carecerán de significado para nuestros escuchas, no importa que tan elaborado sea el discurso, la excelente retórica, lo nutrido de textos bíblicos o la emotividad al transmitir las ideas.

2- La sencillez

Si algo agrada a los oyentes de un discurso, es el hecho de entender con toda facilidad lo que se les quiere decir. De ahí que no depende tanto de cuánto sabe el expositor, sino cuánto le entienden quienes escuchan. Hay quienes se ufanan de sus muchos conocimientos, pero a la hora de evaluar sus grandes discursos, ocurre que apenas un pequeño porcentaje de su público alcanzó a entender sus muchas palabras.

3- La objetividad

Nada mejor que escuchar un mensaje cuyos objetivos están bien marcados, donde se nota la clara estructura de la ideas, donde el planteamiento, el desarrollo y la conclusión gozan de una transparencia generosa, sin que nos queden sombras o lagunas en nuestra imaginación.

4- La inspiración

Es bien importante mantener una latente inspiración bajo la dirección del Espíritu de Dios, pues de no ser así, lo mas seguro es que seremos muy gravosos para el público, el cual seguramente desea que nuestro mensaje también los inspire a ellos al cambio, renovación o servicio.

5- La unción fresca

Quienes conocemos un poco el lenguaje del Espíritu de Dios, casi que desde la introducción del tema, ya descubrimos el grado de unción y conocimiento que tiene el expositor. Cuando este elemento es escaso o totalmente ausente en el mensajero, lo mas seguro será que la reunión se torne tediosa y aburrida. Aquí se recomienda tener la convicción del Salmista David: “Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando”(Salmo 23:5)

Esperamos que estos pots sean de bendición para sus vidas. Escríbanos sus dudas y comentarios. Bendiciones.

 

Publicado en Ayuda espiritual, Educación Cristiana, Liderazgo, Ministerios, reflexiones | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

LABRADOS A MARTILLO II

Éxodo 37:7-8 Hizo también los dos querubines de oro, labrados a martillo, en los dos extremos del propiciatorio. Un querubín a un extremo, y otro querubín al otro extremo; de una pieza con el propiciatorio hizo los querubines a sus dos extremos.

Los querubines labrados a martillo sobre la tapa del propiciatorio son el símbolo de la presencia de Dios. Si el candelabro es figura de Cristo y de su iglesia, los querubines evocan la gloriosa presencia de Dios en el Lugar Santísimo. Conviene entonces observar un poco mas en detalle los elementos que están guardados en el Arca de la Alianza. Allí fueron guardados celosamente la vara de Aarón que reverdeció, las dos tablas de piedra con la Ley escrita por el dedo de Dios, además un gomer (un promedio de 7 kilos) de maná recogido durante el peregrinaje por el desierto.

800px-Réplica_del_Arca_de_la_Alianza--6

LOS QUERUBINES DE GLORIA

¿Por qué afirmar que los querubines simbolizan la presencia de Dios? En repetidas ocasiones cuando el Señor mostró su Gloria, lo hizo acompañado de querubines, ya que estos son considerados como su guardia de honor. No dudamos que el Señor es el Rey de reyes y Señor de los señores, razón suficiente para que se mueva en medio de los ángeles de mas alto rango.

Salmo 80:1-3 “Oh Pastor de Israel, escucha;
Tú que pastoreas como a ovejas a José,
Que estás entre querubines, resplandece.
Despierta tu poder delante de Efraín, de Benjamín y de Manasés,
Y ven a salvarnos. Oh Dios, restáuranos;
Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos”.

Sal 99:1-3 ¡El Señor reina! Los pueblos tiemblan. ¡El Señor está en su trono entre los querubines! La tierra se conmueve. Grande es el Señor en Sión, y exaltado sobre todos los pueblos. Alabado es tu nombre grande y temible; ¡El Señor es santo!

II Samuel 22:10-11 Inclinó los cielos, y bajó; a sus pies había densas tinieblas. Montó sobre un querubín, y voló; ¡voló sobre las alas del viento!

Podemos notar la hermosura y el poder de éstos seres angelicales que Dios los ha dotado de una gloria sin igual. Vemos una capacidad extraordinaria de viajar por los cielos transportando la gloria de Dios y su máxima potencia reflejada en el profeta Ezequiel capítulo 1, también el Salmista nos relata que el Señor viaja por los aires montado sobre sus Querubines.

Con estos testimonios de la Escritura se considera suficiente prueba para afirmar que los querubines simbolizan la gloriosa presencia del Señor. El hecho de ser labrados a martillo nos enseña entonces sin lugar a duda que al igual que el candelabro, eran objetos únicos, sin remplazo alguno. De ser así, la presencia de Dios no puede conseguirse mediante un truco o fórmula humana. La manera exclusiva de atraer dicha presencia el por la palabra de Dios, ya que ella es la que puede quebrar todo escoyo o impedimento que nos impida el acercamiento a su Majestad.

Nos concentraremos entonces en cuatro puntos claves que nos acerquen a su presencia: Oración, Alabanza, Adoración y La Gloria de Dios. Si cada uno de estos pasos lo damos ceñidos a lo que nos enseña su palabra, no tengamos la menor duda de obtener los mejores resultados y a la vez hacer de lado muchos mitos que se tejen en torno a estos asuntos tan cruciales. En nuestros días es amplia la aceptación de métodos cargados de superstición y emoción para atraer la gloria de Dios. Se vale desde luces de colores en movimiento hasta emanaciones de humo, propias de los conciertos mundanos de música secular. Además se suma la estridencia y los ritmos propios de un Chow artístico, que más se identifica con un espectáculo mundano que con una genuina y reverente celebración cristiana.

Mujer-orando

1- LA ORACIÓN

Mateo 6:6-7 Pero tú, cuando ores, entra en tu aposento, y con la puerta cerrada ora a tu Padre que está en secreto, y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. »Cuando ustedes oren, no sean repetitivos, como los paganos, que piensan que por hablar mucho serán escuchados.

Todo judío piadoso varón había de orar tres veces al día, sobre las nueve de la mañana, mediodía y sobre las tres de la tarde; prescripción ya muy anterior a la época al Nuevo Testamento. Generalmente se oraba de pie, pero también era frecuente orar de rodillas. Se solía orar tendidos los brazos al cielo, e incluso vueltas las palmas de las manos, como esperando el don que esperaba recibirse de parte de Dios.

Mas para el fariseo “hipócrita” también la oración era motivo para su vanidad. Les gustaba orar ostentosamente en las “sinagogas,” en el templo, también estaba permitida la oración en cualquier lugar puro y en los ángulos de las plazas, probablemente para no ser interrumpidos en su exhibicionista oración por los transeúntes y bestias de carga.

Cuando abordamos el tema de la oración, no podemos menos que llenarnos de entusiasmo, pues es a través de ella que vamos a acercarnos nada menos que al Creador del Universo. Podemos comparar la oración con muchas cosas maravillosas. Es alimento para el alma, oxígeno para el espíritu, consuelo para los afligidos, fuerza para los débiles, luz que disipa las tinieblas, medicina que sana las enfermedades, música que recrea nuestro ser integral, manantial de revelaciones y bendiciones.

No se trata entonces de la posición del cuerpo, del lugar donde nos encontremos, el volumen de nuestra voz, la cantidad de tiempo dedicado, lo elaborado del discurso y la elegancia como estemos vestidos. Es el lenguaje sencillo, son nuestras palabras salidas de lo profundo de nuestra alma, la humildad y la actitud sencilla. Esto es lo que permitirá que nuestras oraciones lleguen sin estorbo a la presencia del Señor.

Algunos impedimentos a la oración efectiva:

EL PECADO: Isaías 59:1-2 Bien pueden ver que la mano del Señor no está impedida para salvar, ni sus oídos se han agravado para no oír. Son las iniquidades de ustedes las que han creado una división entre ustedes y su Dios. Son sus pecados los que le han llevado a volverles la espalda para no escucharlos.

PEDIR CON MALA INTENCIÓN: Santiago 4:2-3 Si ustedes desean algo, y no lo obtienen, entonces matan. Si arden de envidia y no consiguen lo que desean, entonces discuten y luchan. Pero no obtienen lo que desean, porque no piden; y cuando piden algo, no lo reciben porque lo piden con malas intenciones, para gastarlo en sus propios placeres.

MAL TRATO AL CÓNYUGE: I Pedro 3:7 De la misma manera, ustedes, los esposos, sean comprensivos con ellas en su vida matrimonial. Hónrenlas, pues como mujeres son más delicadas, y además, son coherederas con ustedes del don de la vida. Así las oraciones de ustedes no encontrarán ningún estorbo.

USAR VANAS REPETICIONES: Mateo 6:7 »Cuando ustedes oren, no sean repetitivos, como los paganos, que piensan que por hablar mucho serán escuchados.

adorar

2- LA ALABANZA

Salmo 22:2-3 Dios mío, clamo de día, y no respondes;
Y de noche, y no hay para mí reposo. Pero tú eres santo,
Tú que habitas entre las alabanzas de Israel.

Si la oración es alimento y fortaleza, la alabanza es el reconocimiento al Señor por su grandeza, excelencia y omnipotencia. Pensar que podemos impresionar al Señor por algún tipo de alabanza exótica, ruidosa, fuera de control y desaliñada, es algo totalmente fuera de lugar.Tampoco el despliegue artístico y la destreza en la ejecución de los instrumentos será siempre lo mas importante. Aunque hacer las cosas con la mejor calidad es un atributo que no debemos descuidar, no obstante lo que el Señor reclama por encima de todo, es la integridad de nuestro corazón. El objetivo primordial de la alabanza es que el nombre del Señor sea glorificado, de ahí nuestra insistencia en procura de “una alabanza  Cristo céntrica”.

Salmo 33:1-3 Ustedes los justos, ¡alégrense en el Señor! ¡Hermosa es la alabanza de los hombres íntegros! ¡Aclamen al Señor con arpas! ¡Alábenlo al son del salterio y del decacordio! ¡Canten al Señor un cántico nuevo! ¡Canten y toquen bien y con regocijo!

Los justos son los más obligados a alabar al Señor, pues son el objeto predilecto de su providencia en la historia; el salmista quiere que acompañen sus cánticos con toda clase de instrumentos: cítara, arpa y lira. Y con ellos deben entonar un nuevo canto de acción de gracias por los beneficios nuevos que cada uno recibe en su vida del Omnipotente. El Señor es fiel a su palabra, y todas sus acciones llevan el sello de la verdad y de la fidelidad a sus promesas de protección a los justos y cumplidores de su Ley. Toda su providencia está gobernada por las exigencias de la justicia y del derecho, que es la aplicación de aquélla en cada acto. Toda la tierra rebosa de la bondad y piedad de Dios. Todas estas son razones mas que suficientes para alabar al Señor con toda integridad, sinceridad y santidad de corazón.

Deuteronomio 10:20 »Al Señor tu Dios temerás, y sólo a él servirás, y a él seguirás, y por su nombre jurarás. Él es el objeto de tu alabanza; él es tu Dios, que ha hecho contigo todas estas cosas grandes y terribles, que con tus propios ojos has visto.

Ahora han surgido excelentes cantantes al interior de las comunidades cristianas, cuyos talentos musicales son muy dignos de ser reconocidos, no dudamos de su entusiasmo, buen ánimo y dedicación. Pero nos quedamos asombrados al descubrir que muchos de sus cantos, ejecuciones y presentaciones no tienen “como objeto de alabanza” al Señor Jesucristo. Son cantos dirigidos al pastor, a la madre, a la novia, a una ciudad en particular, cantos navideños o encaminados a resaltar la belleza de la naturaleza. Así que conviene revisar este tipo de cosas, pues en tal caso, ya no estamos labrando la presencia de Dios con el martillo de su palabra, sino vaciando contenidos vacíos de la gloria de Dios en los moldes de la religión y la cultura.

ADORACIÓN

3- LA ADORACIÓN

Juan 4:23-24 Pero viene la hora, y ya llegó, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre busca que lo adoren tales adoradores. Dios es Espíritu; y es necesario que los que lo adoran, lo adoren en espíritu y en verdad.»

Y la razón es que “Dios es espíritu.” No se trata de una definición metafísica griega sobre la esencia de Dios, aunque la supone. Seguramente hay que poner la expresión en función de otros pasajes de, “Dios es luz”,  “Dios es amor”, en cuanto expresa que ilumina al hombre en la verdad, o en cuanto su acción nace del amor e impulsa el amor al hombre. En esta línea, “Dios es espíritu” en cuanto infunde en el hombre el Espíritu. Por eso, por “ser espíritu,” un esencia invisible e intangible, es por lo que hay que “adorarlo en espíritu y en verdad.”

Así sería: los verdaderos adoradores son los que rinden culto al Padre creyendo la revelación de Cristo y movidos por el Espíritu Santo. Y a estos “adoradores en este culto así rendido a Dios es a los que busca el Padre”. Es la especial providencia de Dios en los días mesiánicos. No es este adorar a Dios “en espíritu y en verdad” un simple querer o un simple deseo humano. El verbo usado aquí, “buscar”, probablemente expresa más que un simple deseo; puede suponer una actitud, un esfuerzo por llegar a su propósito. Lo que estaría en plena consonancia con otros pasajes en los que destaca que estas iniciativas en el orden de la salvación vienen siempre de Dios.

Al proclamar aquí la necesidad de adorar al Padre “en espíritu y en verdad,” no hace más que considerar el culto desde un punto de vista de mayor profundidad: el de la autenticidad íntima y verdadera creencia del mismo. El hecho de pretender “un formato especial” para una plena adoración, no es otra cosa, sino el abandono del modelo divino para encontrar su divina presencia, basados en la palabra de Dios y labrados a martillo. Lo contrario es utilizar moldes de acuerdo al capricho humano, y por lo tanto desagradables y abominables delante de sus ojos. En asuntos tan trascendentales como la oración, la alabanza y adoración, no podemos vivir de fantasía y apariencias, se requiere ser originales, lo cual nos traerá efectos, no solo santos, sino contundentes.

LA GLORIA DE DIOS

4- LA GLORIA DE DIOS

Si en verdad lo que queremos es ver la gloria de Dios manifestada en nuestras celebraciones, en nuestra vida familiar y privada, nos corresponde un mayor grado de acercamiento a la palabra, tal como la enseñaron los Profetas y los Apóstoles del Señor. Entre tanto que sigamos divagando entre opiniones encontradas, prácticas supersticiosa y mediocridad espiritual, no esperemos que suceda nada extraordinario. Las cosas van a continuar de mal en peor, por mas que nos esforcemos, no veremos ni grandes ni medianos resultados. Todavía la directriz de la obra salvadora y santificadora de la preciosa iglesia de Jesucristo tiene que estar bajo el martillo de la palabra de Dios y bajo su Sombra de protección infalible y absoluta.

Éxodo 40:33-35 Finalmente, Moisés erigió el atrio alrededor del tabernáculo y del altar, y puso la cortina a la entrada del atrio. Así concluyó Moisés la obra. Entonces una nube cubrió el tabernáculo de reunión, y la gloria del Señor llenó el tabernáculo. Moisés no podía entrar en el tabernáculo de reunión porque la nube estaba sobre él y la gloria del Señor lo llenaba.

Cuando la obra estuvo acabada, Moisés la consagró toda según las órdenes del Señor, y erigió el tabernáculo y dispuso en él los muebles del culto divino. Entonces la nube cubrió el tabernáculo de la reunión, y la gloria de Dios llenó el habitáculo. Moisés no pudo entrar en el tabernáculo, porque estaba encima la nube, y la gloria de Dios llenaba el habitáculo. Esta gloria del Señor era una nube luminosa con que Dios se hacía presente en medio de su pueblo. Y el texto añade: “Todo el tiempo que los hijos de Israel hicieron sus marchas, se ponían en movimiento cuando se alzaba la nube sobre el tabernáculo, y si la nube no se alzaba, no marchaban hasta el día en que se alzaba.” De esta manera dirigía personalmente los movimientos de su pueblo.

El libro de los Números completa esta descripción del tabernáculo, cuando nos habla del modo de acampar y de las marchas del pueblo, que corresponde todo a la magnificencia y santidad de la morada de Dios. Es notable el orden de acampar y de ejecutar la marcha. En el campo ocupa el centro el tabernáculo del Señor, que es como la tienda del General y Jefe de la Nación Hebrea. En torno de ella acampan los levitas, que forman la guardia de honor. Luego, las tribus, tres a cada uno de los puntos cardinales. Esto es sencillamente “Majestuoso”.

No cabe duda que si colocamos cada cosa en su lugar, oración, alabanza y adoración, la gloria del Señor abundará en todas las labores que emprendamos. Que bueno saber que el Señor es fiel a sus promesas, que no depende de él la falta de bendición, sino que somos nosotros quienes no hemos puesto todo en su lugar, no hemos hecho las cosas “conforme al modelo mostrado en el monte santo”.

Pronto Labrados a Martillo III, espéralo…

Publicado en Ayuda espiritual, Ministerios, reflexiones | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

LABRADOS A MARTILLO I

Éxodo 25:31-33 »Harás también un candelero de oro puro, labrado a martillo. Su pie, su caña, sus copas, sus manzanas y sus flores, serán también de oro puro. De sus costados saldrán seis brazos; tres de un costado del candelero, y tres brazos del otro costado. En cada uno de los seis brazos que salen del candelero habrá tres copas en forma de flor de almendro, una manzana y una flor.

En la tienda no puede faltar la luz, que disipa las tinieblas, y el Señor ordena la preparación de un candelabro de siete mecheros, porque el santuario de Dios debía estar bien iluminado. El candelabro tenía un tronco central o tallo con adornos de cuatro copas de flor con sus bulbos y del tronco central salían seis brazos, tres a cada lado, decorados con tres copas de flor de almendro, con sus bulbos y brotes. Cada brazo y el tronco central se remataban con una lámpara en la que se echaba aceite. El candelabro debía ser de oro, con un peso total de un talento (3.000 siclos; unos 35 kilos). “El candelabro, con su doble simbolismo de luz y de vida, expresa esta verdad: el pueblo se presenta ante su Dios con la luz y la vida, es decir, con las dos formas de gracia que recibe de su acercamiento en la alianza.” El candelero debía arder día y noche. Las siete lámparas simbolizan la providencia de Dios, que multiplica sus ojos para velar por el pueblo elegido.

Al iniciar este tema que tiene características muy singulares, no dudamos que será de enorme bendición para todo el pueblo de Dios en diferentes partes del mundo, esto debido a que su contenido es de grande valor en términos doctrinales, a la vez que ofrece una buena cantidad de herramientas muy prácticas para la vida cristiana. Vamos a dividir el tema en tres aspectos básicos: 1- El candelabro, símbolo de la luz divina. 2- Los querubines, símbolo de la presencia de Dios. 3- Las trompetas de plata, figura del mensaje de Dios.

CANDELABRO 2

BASE INAMOVIBLE: DIOS ES LUZ

I Juan 1:5 Éste es el mensaje que hemos oído de él, y que les anunciamos a ustedes: Dios es luz, y en él no hay tiniebla alguna.

El mensaje que San Juan ha recibido del Verbo es que Dios es luz. Con esto no intenta darnos una definición filosófica de Dios, sino que pretende designarlo en un aspecto que cuadra perfectamente a su intento. Esta definición de Dios se asemeja a aquellas otras: Dios es amor, Dios es espíritu. El apóstol lo enuncia como una nueva revelación. Sin embargo, la idea de que Dios es luz y de que el Mesías es la luz de las naciones es ya conocida en el Antiguo Testamento. La luz es el símbolo de la gloria y de la majestad de Dios Padre. En los Evangelios es también empleado para designar a Cristo, que tuvo como misión el disipar las tinieblas del error y del pecado. San Juan dice de El que era la luz verdadera que. ilumina a todo hombre. La luz se manifiesta en Cristo, que es el resplandor de la gloria del Padre, y a su vez resplandece en la revelación cristiana.

Juan 8:12 En otra ocasión, Jesús dijo: «Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.»

Si San Juan presenta la idea de que Dios es luz como una nueva revelación, la razón hay que buscarla en la acepción profunda en que toma dicho concepto. Al decir Dios es luz, quiere expresar la suma perfección de Dios, que excluye todo lo que puede suponer imperfección, tinieblas. Porque Dios es espíritu puro, inteligencia perfecta, fuente de la luz y de la verdad que ilumina a los hombres y los conduce a la vida divina. La idea de que Dios es luz ha de entenderse como se deduce del contexto en un sentido más bien moral que intelectual: la luz permite ver la senda por donde se camina, para no apartarse de los caminos de Dios. Una luz puramente intelectual sirve poco para caminar hacia la santidad y la perfección cristianas.

San Juan corrobora la misma idea de que Dios es luz por un segundo miembro de paralelismo: Y en El no hay tiniebla alguna. Del mismo modo que la luz es símbolo de la verdad y del bien, las tinieblas son el símbolo del error y del mal. El pecado es obra de las tinieblas.

Si en Dios no puede haber tinieblas, por ser la luz y la verdad misma, el que vive en comunión con El no puede caminar en tinieblas. El pretender poseer la comunión con Dios y caminar, al mismo tiempo en tinieblas es un contrasentido, una cosa imposible. Y el que se atreva a decirlo, simplemente está mintiendo. Porque la verdad no está unida jamás a las tinieblas. Una vida de pecado no puede conducir, de ninguna manera, a la unión con Dios.

Esta primera verdad que analizamos en la introducción del tema, nos trae de entrada una valiosa reflexión. No es compatible que una persona diga que anda en la verdad, que tiene la revelación de Dios, pero a la vez viva de una manera relajada, aborreciendo a su hermano, actuando de una manera libertina, sin metas claras de consagración y servicio al Señor, el tal es simplemente un farsante y ajeno al reino santo de Dios.

I Juan 2:9-11 El que dice que está en la luz, y aborrece a su hermano, está todavía en tinieblas. El que ama a su hermano, permanece en la luz, y en él no hay tropiezo. Pero el que aborrece a su hermano está en tinieblas, y anda en tinieblas, y no sabe a dónde va, porque las tinieblas le han cegado los ojos.

El apóstol, por vía de contraste, muestra quiénes son los hijos de Dios y los hijos del diablo. Y describe las realidades fundamentales que los separan. Para ser verdaderos cristianos no hemos de limitarnos a evitar el pecado, sino que es necesaria la práctica de los mandamientos. El criterio que indicará si los hombres conocen a Dios será la observancia de los mandamientos que el Señor ha inculcado en el Evangelio. Sobre todo, el precepto del amor fraterno.

No es suficiente huir del pecado, sino que es necesario guardar sus mandamientos. Porque el verdadero conocimiento de Dios no es teórico, sino práctico. No debemos conocer a Dios sólo especulativamente, a la manera de los filósofos, sino con una fe viva que se apodere de todo el hombre para unirlo eficazmente a Dios y le sirva de regla en su vida moral. El verbo conocer puede tener dos significaciones: o bien designa el acto de saber, o bien la experiencia que se tiene de algo por el hecho de estar unido a ello. En nuestro texto encontramos ambas significaciones. El conocer  tiene el sentido de “saber”; en cambio, el conocer supone más bien la idea de “estar unido.” La comunión con Dios será tanto más íntima cuanto más íntimamente se le conozca. Por eso, conocer a Dios implica una participación en la vida divina y es equivalente a estar en comunión con Dios.

lingotes-de-oro

EL CANDELABRO DE ORO

Para producir el candelero de oro fue necesario martillar sobre un lingote de 35 kilos de este preciado metal, esto de una manera tan persistente, que finalmente se le diera la forma adecuada que permitiera ser ubicado en el lugar santo del santuario, iluminando así todo aquel sagrado recinto. Así que el primer tipo que hallamos en este mueble esplendoroso es a Jesucristo mismo, pues el es la luz del mundo. Pero no sólo es figura de Cristo, sino también figura de la Iglesia.

Mateo 5:14-16 »Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Tampoco se enciende una lámpara y se pone debajo de un cajón, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en casa. De la misma manera, que la luz de ustedes alumbre delante de todos, para que todos vean sus buenas obras y glorifiquen a su Padre, que está en los cielos.

Este oficio apostólico se expresa con otras dos imágenes. Son “luz del mundo.” La luz se enciende para lucir. En las casas palestinas antiguas, con una sola y grande habitación, se encendía la pequeña lucerna de barro y se la ponía sobre el candelero, en lugar alto, para que alumbre a cuantos hay en casa. No se la ponía bajo el ”modio,” medida de áridos con capacidad de algo más de ocho litros, pues se evitaría que luciese. La “luz” de los apóstoles de Cristo no es para ocultarse, sino para iluminar a los que están en tinieblas con la iluminación del reino.

En el pueblo judío estaba muy calado el que Dios fuese alabado por todos a causa de sus obras . Ni hay contradicción en donde se dice que no se hagan las obras “para que los hombres os vean.” Allí habla del apóstol, cuya misión es lucir; aquí del espíritu de modestia en la conducta cristiana. Por un paralelismo evocador, junto a la comparación de la luz se pone la de las ciudades construidas sobre las montañas. En Palestina era frecuente emplazar los pueblos en los altos. Desde el lugar donde, tradicionalmente, se sitúa este sermón, se veían en lo alto de las montañas Safet, Séfforis e Hippos. Acaso Cristo señaló alguna de ellas y la tomó por símil de su enseñanza. Como la ciudad puesta en lo alto de una montaña no puede menos de verse, así el apóstol del reino no puede ocultarse; ha de verse a la distancia, dejarse ver y actuar.

Jeremías 23:29 ¿No es mi palabra como fuego, dice el Señor, y como martillo que quebranta la piedra?

MARTILLO 1

EL MARTILLO EN LAS MANOS DE DIOS.

Y la piedra de toque para reconocer el verdadero del falso profeta es el interés por la conversión del pueblo a Dios. Lo contrario es querer confundir el grano con la paja: ¿qué tiene que ver la paja con el grano?. La palabra de Dios es el verdadero grano, que debe recogerse cuidadosamente, mientras que los sueños de los falsos profetas son paja que se lleva el viento. Por otra parte, el valor de la palabra divina se conoce por sus efectos: es como fuego y como martillo que tritura la roca, pues vence la obstinación de los corazones más empedernidos.

La palabra de Dios es comparada con fuego y con martillo. Si partimos de esta premisa para identificar el simbolismo del candelero del santuario, tenemos entonces un retrato hermoso para mejor entender el mensaje que el Señor nos quiere regalar para nuestra poderosa edificación. Si el candelabro es una figura de Cristo y de su iglesia, si fue labrado a martillo en lugar de fabricarse en un molde, ya tenemos una muestra indubitable de exclusividad. Fue un candelabro único, Jesucristo es único, nada ni nadie puede igualarlo. La iglesia es única, ninguna organización en el mundo puede reclamar ser la iglesia de Jesucristo si no ha sido labrada con el martillo de la palabra. Sabemos que existen miles de grupos que se precian de ser la iglesia del Señor, pero han hecho de lado la palabra para establecer sus propias reglas y mandamientos humanos. Estas son iglesias de molde y formato de hombre, no permiten el martillo de la palabra.

Jeremías 51:20-22 Martillo me sois, y armas de guerra; y por medio de ti quebrantaré naciones, y por medio de ti destruiré reinos. Por tu medio quebrantaré caballos y a sus jinetes, y por medio de ti quebrantaré carros y a los que en ellos suben. Asimismo por tu medio quebrantaré hombres y mujeres, y por medio de ti quebrantaré viejos y jóvenes, y por tu medio quebrantaré jóvenes y vírgenes.

Los versos 20-23 constituyen el llamado “himno del martillo”.  Parece que está aplicado a Babilonia, que ha sido instrumento de Dios en el castigo sobre los otros pueblos: tú fuiste mi martillo y maza de guerra.  Babilonia ha abusado de su poder sobre los pueblos, sembrando la guerra por doquier contra todas las clases sociales: guerreros, mujeres, pastores, labradores y gobernantes. Y entre los oprimidos está sobre todo el pueblo israelita. Pero ahora ha llegado la hora para el martillo.

Es bien interesante este bello ejemplo, pues ahora resulta que el Señor toma a su propio pueblo y lo utiliza como un martillo para dar el pago a la perversa Babilonia que los oprimía y los llevaba cautivos. Todo este conjunto de hechos sobresalientes nos dan una absoluta claridad con relación a la obra maestra que hizo en el pasado y sigue haciendo en el presente el poderoso martillo de la palabra de Dios.

dos olivos a

LA VISIÓN DEL CANDELABRO

Zacarías 4:1-33 Volvió el ángel que hablaba conmigo, y me despertó, como un hombre que es despertado de su sueño.  Y me dijo: ¿Qué ves? Y respondí: He mirado, y he aquí un candelabro todo de oro, con un depósito encima, y sus siete lámparas encima del candelabro, y siete tubos para las lámparas que están encima de él; Y junto a él dos olivos, el uno a la derecha del depósito, y el otro a su izquierda.

La visión es un tanto complicada: un candelabro con siete brazos o lámparas, que comunican por tubos con un recipiente superior, y a la derecha e izquierda de éste, dos olivos que proveen de aceite el recipiente. Las siete lámparas son los siete ojos de Dios, que observan la tierra; la providencia minuciosa de Dios, que ahora se preocupa sobre todo del candelabro, que no es otro que el templo de Jerusalén en construcción. Los dos olivos que proveen de aceite al recipiente, que a su vez alimenta las lámparas del candelabro, son los dos protagonistas principales de la reconstrucción del templo: Josué y Zorobabel El candelabro con siete lámparas corresponde a la piedra sobre la que hay siete ojos. Es el símbolo del templo terminado. A Josué y a Zorobabel se les llama hijos del óleo, ungidos, porque representaban la doble autoridad religiosa y civil, y, como tales, son los ungidos del Señor.

ORO: Este por su brillo, belleza e incorrupción, siempre ha sido en el lenguaje bíblico el símbolo de la grandeza. Plenamente aplicado a Jesucristo, este es el mas grande, incomparable e incorruptible.

MARTILLO: Bella figura de la palabra del Señor, la cual quebranta aún los corazones mas endurecidos, trayendo con ello la lluvia de la bendición, convirtiendo el desierto en un jardín exuberante, la soledad y un fragante bosque, la tristeza se cambia por alegría, y la miseria se transforma en cánticos de alabanza y adoración.

ACEITE: Nos habla sin dudas de la unción del Espíritu de Dios, la cual pudre los yugos de la esclavitud, trayendo sobre sus poseedores la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Es infalible causa de gozo, autoridad, destreza y gran sabiduría, estando llena de dones, ministerios y operaciones, lo que se traduce en facilidad y efectividad en el servicio a Dios.

LUZ: Es la que saca todo lo que está escondido en las tinieblas, mostrando cuál es el camino a seguir, trayendo la gloriosa revelación del evangelio a nuestra vida, mostrando con plena claridad lo que era un inescrutable misterio, permitiendo que podamos caminar por la senda de la vida sin que tengamos tropiezo alguno.

PROMESA CONSOLADORA

Isaías 42:3 No quebrará la caña cascada, ni apagará el pábilo que humeare; por medio de la verdad traerá justicia.

Su actividad misionera será tan persuasiva y suave, que no romperá la caña cascada ni apagará la mecha que se extingue, no obrará violentamente, destruyendo los gérmenes de bondad y de espiritualidad que encuentre. Los gentiles son la caña cascada y la mecha que se extingue, por su debilidad espiritual. La labor del Siervo será la del médico, que cura y restaña las heridas y flaquezas humanas. No condenará, pues, a los paganos, sino que los reanimará y levantará de nuevo, desarrollando sus rudimentos de fe y de moral. Y cumplirá su misión sin desmayar, hasta que su predicación del derecho se extienda a toda la tierra, pues las islas, los países lejanos costeros, símbolo del mundo pagano) están esperando su instrucción, su ley. La labor del Siervo será dura y difícil, pero él no se fatigará ni desistirá en su cometido.

Publicado en Ayuda espiritual, evangelismo, Liderazgo, reflexiones | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

¿Cómo vivir y tener un matrimonio en armonía?Siete elementos para un matrimonio feliz.

“La felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace están en armonía” Ghandi

Tener una relación de pareja exitosa dentro del matrimonio parece una utopía para muchos.  Pensar en vivir en armonía y felicidad, entonces, parece imposible. En este post encontraremos siente elementos con los cuales alcanzar un matrimonio de éxito es totalmente posible. Solo necesitas estar dispuesto y confrontarte a ti mismo en cuanto a tu relación conyugal.PAREJA FELIZ

1.Realizar una evaluación

Las evaluaciones las encontramos en diferentes aspectos de la vida cotidiana, como académico, financiero, salud, entre otros; el objetivo es realmente medir o valorar como estamos. Así mismo,  es necesario hacer una evaluación de nuestra relación de pareja e identificar aquellos aspectos que requieren mejorar, incluso si es necesario buscar ayuda profesional. Esto significa salir de la zona de confort y enfrentar la realidad.

2. El amor: 

La doctora Nancy de Leig nos dice: “Cuando  sentimos amor, experimentamos un bienestar que nos afecta física, mental, social y espiritualmente.”  En este aspecto cabe anotar las diferencias entre el amor femenino y el amor masculino. Las mujeres tiene alta capacidad de amar pero necesitan más expresiones de afecto y romanticismo, así mismo sentir seguridad emocional y necesitan aprender a expresar claramente sus necesidades. Los hombres por su parte son más prácticos y menos románticos, se interesan por la provisión material como muestra de amor, se  motivan haciendo planes, proyectos e inversiones, también necesitan sentirse correspondidos. Del amor puede hablarse mucho, pues ha sido el tema de inspiración para libros, historias, novelas, películas, canciones, poemas, en fin, es una necesidad del ser humano amar y sentirse amado. Por tanto, en la vida conyugal es importante saber que el amor evoluciona de la pasión o amor incipiente al amor genuino.

El amor genuino es aquel que ha madurado y se caracteriza por ser comprensivo, considerado, nace del amor propio, no es posesivo, es incondicional y se interesa por satisfacer las necesidades del otro. Pero es necesario tener en cuenta que este amor es tan frágil como una planta: requiere cuidados para que se mantenga fresca y florecida, de lo contrario empezará a marchitar y pronto morirá.

¿Cómo es el amor que das y recibes de tu pareja?

3. La aceptación

—La aceptación significa querer y apreciar al otro tal como es. Aceptar sus actitudes aunque sean diferentes de las mías. Hay personas que han pasado su vida intentado cambiar a su pareja, pero esto solo se convierte en frustración. Nadie cambia por mandato de otro, el cambio surge de un deseo personal.

La falta de aceptación se expresa en: 

  • —La crítica
  • —Expresiones de menosprecio
  • —La queja
  • —Miradas de desaprobación
  • —Los sermones

Estos aspectos deterioran el amor y pueden destruir la relación. El mejor camino es aceptar a tu pareja como es y procura cambiarte a ti mismo, quizá así tu cónyuge también quiera cambiar.

4. El reconocimiento

El reconocimiento es básicamente la expresión de admiración por nuestra pareja, por sus buenas actitudes, valores, emociones, su cualidades, su esfuerzo; es lo contrario a la queja. El reconocimiento también incluye dar elogio y ser agradecido, no hay nada mas desalentador que una persona desagradecida, la gratitud es un valor que se debe cultivar en todos los ámbitos de la vida, y que mejor que nuestra vida de pareja, no se requiere demasiada inversión, solo un apretón de manos, un abrazo y decir “gracias” y verá los resultados de estas acciones tan sencillas. Otra recomendación es  estudiar a su cónyuge, ¿como estudiarlo? Analice sus gustos, sus necesidades y sorpréndalo.

5. La comunicación

—Conversación que se lleva a  cabo entre dos personas, comprende dar y recibir información. No se trata solo de hablar sino de recibir y escuchar la información y comprender, es decir, entender lo que nos están diciendo.

Parece que uno de los aspectos más complicados en la vida de pareja es la comunicación. Aprender a comunicarnos de una forma adecuada en la que ambas partes puedan expresarse, pero a su vez puedan ser escuchadas y comprendidas es el gran reto.

A continuación se presentan un listado de barreras que impiden una comunicación eficiente:

  • Dar ordenes, advertencias y amenazas.
  • Humillar, insultar y ridiculizar.
  • Corregir, juzgar
  • Ser sabelotodo
  • Silencio como arma de control

Es importante el control de los sentimientos y las emociones, es decir si tiene demasiado enojo o tristeza, la comunicación se verá seriamente afectada. Espere una oportunidad en calma, desconecte su móvil  y:

  • Mire a su cónyuge a los ojos y dedíquele toda su atención.
  • Demuestre interés en lo que escucha.
  • Haga de vez en cuando observaciones adecuadas para demostrar acuerdo, interés y comprensión.
  • Haga preguntas oportunas y bien formuladas.
  • Si tiene algún problema de comunicación enfoque su atención sobre los propios defectos y no en los de su cónyuge.

6.La Comprensión

Comprender no es otra cosa que ponerse en el lugar del otro, como dice el dicho popular “ponerme en los zapatos del otro”. En términos de la inteligencia emocional se trata de sentir empatía, es decirser consciente y considerado con los sentimientos de los demás”.

¿En que debemos comprender a nuestra pareja?

Entender las diferencias físicas, de  carácter,  los gustos, de forma de pensar y ministeriales. Por el hecho de compartir una vida conyugal no significa que sean iguales, esta conviviendo con otro ser humano que es único e irrepetible.

Los hombres: comprender los cambios hormonales de su compañera, sus sentimentalismo, su fragilidad ante la presión social y que necesitan atención.

Las mujeres: comprender el silencio de su compañero, no lo obligue a contar sus cosas, recuerde que son mas reservados y necesitan sentirse aprobados.

7. La Sumisión mutua

  • “Es la buena disposición de un cónyuge de adaptar sus propios derechos a los del otro cónyuge”.
  • Reconocer las capacidades y dones de cada cónyuge.
  • Sometimiento mutuo
  • Es una relación de igualdad

Evite competir con su pareja, este es de uno de los perversos enemigos de una relación matrimonial de éxito.

Y preste atención a lo que nos dice la Biblia:

—1Pe 3:1-2 Así también ustedes, las esposas, respeten a sus esposos, a fin de que los que no creen a la palabra, puedan ser ganados más por la conducta de ustedes que por sus palabras, cuando ellos vean su conducta casta y respetuosa.

—Pe 3:7 De la misma manera, ustedes, los esposos, sean comprensivos con ellas en su vida matrimonial. Hónrenlas, pues como mujeres son más delicadas, y además, son coherederas con ustedes del don de la vida. Así las oraciones de ustedes no encontrarán ningún estorbo.

Escrito por: Ledy Giraldo. Colaboradora ministerio Nuevo Amanecer.

Publicado en Ayuda espiritual, familia, Liderazgo, reflexiones | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

PABILO HUMEANTE. ¿CÓMO ALCANZAR LA RESTAURACIÓN ESPIRITUAL?

Isa 42:1-4 He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento; he puesto sobre él mi Espíritu; él traerá justicia a las naciones. No gritará, ni alzará su voz, ni la hará oír en las calles. No quebrará la caña cascada, ni apagará el pábilo que humeare; por medio de la verdad traerá justicia. No se cansará ni desmayará, hasta que establezca en la tierra justicia; y las costas esperarán su ley.

Sea esta una ocasión memorable para dedicar este tema a todas aquellos hermanos en la preciosa fe de Jesucristo, que por una o por otra razón han perdido su norte espiritual, quienes ahora andan en las tinieblas de la desobediencia y del error, desesperados y confusos, creyendo que para ellos ya no hay esperanza alguna de restauración o reconciliación con el Señor. Es bueno que sepan que en el Dios Altísimo hay abundante misericordia, perdón y reconciliación, pues no apagará el pabilo que humeare.

El Mesías cumplirá su misión de un modo muy característico, pues lo hará sólo por los medios de la persuasión, sin prepotencias, propias de los conquistadores orientales: no gritará, ni dejara oír su voz en las plazas. Los falsos profetas hacían manifestaciones estruendosas, buscando el proselitismo para excitar la atención de los oyentes. El porte del Siervo será modesto y callado; su dulzura y ejemplo será la mejor predicación. Los falsos profetas, buscaban las discusiones en las plazas; pero éste, al contrario, obrará calladamente, con un método persuasivo espiritual e interior. Su actividad misionera será tan persuasiva y suave, que no romperá la caña cascada ni apagará la mecha que se extingue, no obrará violentamente, destruyendo los gérmenes de bondad y de espiritualidad que encuentre. Los gentiles son la caña cascada y la mecha que se extingue, por su debilidad espiritual. La labor del Siervo será la del médico, que cura y suaviza las heridas y flaquezas humanas. No condenará, pues, a los paganos, sino que los reanimará y levantará de nuevo, desarrollando sus rudimentos de fe y de moral. Y cumplirá su misión sin desmayar, hasta que su predicación del derecho se extienda a toda la tierra, pues las islas, los países lejanos costeros, símbolo del mundo pagano) están esperando su instrucción, su ley. La labor del Siervo será dura y difícil, pero él no se fatigará ni desistirá en su cometido.

velas-doradas1[1]

QUÉ DICE LA ESCRITURA DE LA RESTAURACIÓN?

Salmo 80:17-19 Pero posa tu mano sobre tu hombre elegido, sobre el hombre al que has dado tu poder. Así no nos apartaremos de ti. Tú nos darás vida, y nosotros invocaremos tu nombre. Señor, Dios de los ejércitos, ¡restáuranos! ¡Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvados!

Esta bella oración es seguramente una de las mas expresivas en torno al tema de la reconciliación con Dios y restauración espiritual.  Dios abandonó a su viña y la dejó indefensa, cayendo su cerco y quedando abierta a todos los viandantes y expuesta a los jabalíes y bestias del campo. El salmista vuelve a tocar los sentimientos internos: ¿para qué haber empleado tanto trabajo y solicitud en plantarla y cercarla, si al fin la deja abandonada? Dios habita en los cielos, pero desde allí contempla la historia de los hombres y de los pueblos. Israel ha sido formado por el Señor y se ha engrandecido gracias a su protección; por tanto, tiene derecho ahora a que ponga sus ojos en la viña que tan amorosamente plantó su diestra.

En apariencia el Señor abandona a su pueblo, pero en realidad es el mismo hombre el culpable de su propia desgracia a causa de su desobediencia y rebeldía. Pero aún estando bajo condiciones tan precarias condiciones, el Señor tiene toda la voluntad, el amor y el poder para acercarlo hacia él y perdonar todas sus iniquidades. Seguramente las tres parábolas de Lucas en el capítulo 15 son un gran modelo de reconciliación y restauración. La oveja es hallada perdida en el campo, pero regresa al redil sobre los hombros del Buen Pastor, la moneda se pierde en las rendijas de la casa de su dueña, pero después de encender la lámpara y barrer con presteza, es encontrada y reunida con las compañeras de su tesoro. El muchacho pródigo se pierde en la provincia apartada, pero al final de un tiempo regresa arrepentido, siendo recibido con honores por su Padre Amoroso, el cual le colma de regalos y le ofrece un generosa fiesta. Entonces “la restauración si es real”.

El problema para algunos creyentes que desean la reconciliación es llegar a creer que para ellos ya no hay perdón de parte del Señor. Pero cuando dimensionamos un poco la misericordia del Señor, llegamos a entender que si hay esperanza, ademas el único pecado que no tiene perdón ni en este siglo ni el venidero, es la blasfemia contra el Espíritu Santo. Todos los demás pecados pueden ser perdonados. Tan alta como los cielos sobre la tierra, es su misericordia con los que le honran. Tan lejos como está el oriente del occidente, alejó de nosotros nuestras rebeliones.(Salmo 103:11-12) 

Lucas 15:2024 Y así, se levantó y regresó con su padre. Todavía estaba lejos cuando su padre lo vio y tuvo compasión de él. Corrió entonces, se echó sobre su cuello, y lo besó. Y el hijo le dijo: “Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y no soy digno ya de ser llamado tu hijo.” Pero el padre les dijo a sus siervos: “Traigan la mejor ropa, y vístanlo. Pónganle también un anillo en su mano, y calzado en sus pies. Vayan luego a buscar el becerro gordo, y mátenlo; y comamos y hagamos fiesta, porque este hijo mío estaba muerto, y ha revivido; se había perdido, y lo hemos hallado.” Y comenzaron a regocijarse.

hijo-prodigo

PARA EL PRODIGO HAY PERDON

La parábola del hijo pródigo es una de las más bellas del Evangelio y que expresa más efusivamente la misericordia de Dios sobre el pecador arrepentido. Todos los elementos de su desarrollo están mostrando esta solicitud de Dios por el pecador para perdonarlo. Los detalles de esta solicitud son muy claros. Es evidente que este “padre” de la parábola es Dios. Pero ¿a quiénes representan los hijos “mayor” y “menor”? Es seguro que el “hijo menor” estaba alegóricamente por los “publícanos y pecadores,” ya que éstos eran gentes que no se preocupaban gran cosa de no incurrir en la impureza “legal”.  El “hijo mayor” está “por los justos que, al modo humano, muestran no comprender los misterios de la divina misericordia”.

“Cuando estaba lejos, sale su padre, y, compadecido, corrió a él” llenándole de cariño, es alegoría de la providencia misericordiosa de Dios. El beso es signo de perdón. El mandar ponerle el vestido, el anillo y las sandalias, expresa con toda, su restitución al estado de hijo en la casa, con derecho a reclamar de nuevo su herencia que por descuido había perdido, además con atuendo festivo y de honor. Originariamente es la respuesta de Cristo a las críticas farisaicas ante la admisión de “pecadores” en el reino. ¡Tal es la bondad de Dios!

Es muy desafortunada la idea de muchos creyentes, “hermanos mayores” de muchas congregaciones, quienes menosprecian a los hermanos que alguna vez se apartaron de los caminos del Señor, pero que ahora han regresado arrepentidos buscando el perdón y la misericordia de Dios. No somos quién para juzgar a los demás, no teniendo ninguna autoridad para tal función, pues nosotros mismos también estamos rodeados de debilidad. (I Corintios 10:12) Así que, el que crea estar firme, tenga cuidado de no caer.

Debemos tener en cuenta que todavía tiene vigencia el Salmo 51, el cual es una de las mas bellas oraciones para buscar el perdón y la reconciliación. Si Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y por todos los siglos, igualmente lo es su palabra. Si David halló misericordia delante del Señor, también en este tiempo la restauración espiritual es totalmente posible.

Salmo 51:8-13 ¡Lléname de gozo y alegría, y revivirán estos huesos que has abatido! No te fijes ya en mis pecados; más bien, borra todas mis maldades. Dios mío, ¡crea en mí un corazón limpio! ¡Renueva en mí un espíritu de rectitud! ¡No me despidas de tu presencia, ni quites de mí tu santo espíritu! ¡Devuélveme el gozo de tu salvación! ¡Dame un espíritu dispuesto a obedecerte! Así instruiré a los pecadores en tus caminos; así los pecadores se volverán a ti.

El pecado debe ser borrado, pues es una deuda en el libro de la Vida que tiene Dios; pero, además, es una mancha en la conciencia, y por eso el salmista pide que se le limpie de toda iniquidad. El leproso, al ser curado, estaba sujeto a un proceso de purificación ritual hasta que quedara confirmada la curación; el salmista quiere también que Dios le someta a un lavado general para sentirse de nuevo en relaciones de amistad con El.

El primer efecto de la conciencia de culpabilidad y el primer requisito para conseguir la rehabilitación ante Dios, es el reconocimiento de los pecados, que han causado tan triste estado de separación del fiel respecto de su Dios. Dotado de especial sensibilidad de conciencia, el salmista encuentra su situación espiritual anormal, porque delante de él esta siempre el pecado como una constante y terrible acusación. El remordimiento de conciencia le consume, y no puede apartar el pensamiento de su culpabilidad ante su Dios, al que tantos beneficios le debe. Es lo que dice el profeta en nombre del pueblo pecador: “gruñimos como osos, gemimos como palomas… Son ante ti muy numerosos nuestros pecados, y nuestros crímenes dan testimonio contra nosotros. Presentes nos están nuestros crímenes, y conocemos nuestras iniquidades”.

3mwG_Mujer+orando

LA ALEGRÍA DEL PERDÓN

La conciencia de pecado es el primer paso hacia el arrepentimiento: los pecados son conocidos del Dios ofendido, pero debe reconocerlos el pecador para implorar el perdón. Es la reacción del salmista atribulado: en la tragedia del pecado, ante todo, hay una ofensa contra Dios: “contra ti solo he pecado”. Humildemente reconocería aquí la causa de su infortunio, para que Dios fuera reconocido justo en su sentencia soberana. Los caminos de la Providencia son siempre justos, aunque misteriosos; y en el caso del salmista debe quedar claro que es culpable, para que brille esa justicia de Dios y su conducta irreprochable con los seres humanos.

El tema de la restauración en términos espirituales, como también la restauración ministerial, han sido motivo de mucha controversia al interior de muchas denominaciones cristianas, en particular para los movimientos mas ortodoxos y legalistas. Esto significa que se está repitiendo cada día la parábola del “hijo pródigo” en medio del cristianismo contemporáneo. Muchos de los que dejan los caminos del Señor, están regresando arrepentidos en busca de perdón y misericordia. El Señor los recibe y perdona con toda generosidad. “Los hermanos mayores”, quienes nunca han desobedecido (eso dicen ellos, pues se justifican a sí mismos) ni se han alejado de las filas cristianas, se sienten incómodos, sintiendo molestia porque a los restaurados el Señor los bendice en abundancia, hasta tal punto que muchos regresan a sus ministerios que antes ejercían y disfrutan de una hermosa comunión con todos los hijos de Dios.

No hay duda que estas reacciones de “los hermanos mayores”, son la clara evidencia de la envidia, la amargura y pobreza espiritual que ha estado oculta en sus corazones. Es urgente y necesario que aceptemos a los reconciliados, a fin de hacer equipos de trabajo con ellos, para que también consoliden sus sueños y sientan la plena seguridad de haber sido bien recibidos al interior de la familia de Dios.

¿Cuál es el verdadero camino para alcanzar restauración y libertad espiritual? 

“Hay camino que al hombre le parece derecho pero al final es camino de muerte”  (Proverbios 14:12.) Este es el camino  del pecado , de la vida sin Dios; es el camino de los hombres y mujeres  que caminan sin dirección , guiados por sus propios argumentos  nacidos en el egocentrismo y su naturaleza pecaminosa. Es el camino de los hombres encadenados y esclavos de sus propios argumentos construidos para no enfrentar el dolor , la injusticia o frustración.

   “Camino de paz no conocen , y no hay justicia en sus senderos; han torcido a su favor las sendas, cualquiera que ande en ellas no conoce la paz” (Isaías 59:8.) Pero hay un camino que es el verdadero: el camino del amor a Dios, al prójimo y a sí mismo; el camino de la vida eterna; el camino para ser libre de las cadenas de opresión  que impiden la paz interior y libertad para actuar en amor y de acuerdo a la voluntad de Dios. Este es el camino para la renovación de la mente y el corazón, superando el ayer para aprender a vivir el hoy con gozo y paz aún en medio de luchas y que hace ver el mañana con esperanza y sin temor ni afán.

Es el camino que vence al pecado y sus frutos en el alma; es el único camino que trae salvación eterna, libertad y sanidad de las heridas del alma ¡Jesucristo!  ¡“Este es el camino, andad en  él; y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda”! (Isaías 30:21.) La dirección de su camino está en su palabra, la Biblia. Este es el único camino que se debe elegir al estar encadenado y esclavo  a un mundo de tinieblas en el fondo de tu corazón  a causa del pecado y que guía por un camino errado , como esta escrito: “Habéis arado iniquidad, habéis segado injusticia, habéis comido fruto de mentira. Porque has confiado en tu camino, en la multitud de tus guerreros” (Oseas 10:13.) 

Siento profundo gozo en mi corazón por aportar estos pensamientos y opiniones con relación a la restauración de aquellos hermanos, ya sean hombres o mujeres, jóvenes o ancianos. No hay duda que quienes viven en tales condiciones, en su gran mayoría experimentan profunda tristeza y soledad. Se sienten discriminados, abandonados a su suerte, sin un punto de apoyo, sin merecer siquiera un saludo, una visita o favor de los miembros de una congregación. Que sea esta una humilde invitación a comenzar de nuevo, a buscar la presencia del Señor con un genuino arrepentimiento y ánimo pronto para seguir con renovada fuerza el camino del Señor.

Job 11:13-19 »Si de todo corazón elevas tus manos, y te dispones a rogarle a Dios; y si te arrepientes de toda maldad, y alejas de tu casa la iniquidad, podrás levantar la cara limpia de pecado, y podrás sentirte libre y sin ningún temor; te olvidarás de tus tristezas, o pensarás en ellas como el agua que pasa. Tu vida será más clara que la luz del mediodía, y aun la oscuridad será como el amanecer. Volverás a confiar porque tendrás esperanza; y rodeado de paz podrás dormir tranquilo. Nada podrá perturbar tu sueño; y muchos te buscarán para pedir tu favor.

BENDICIONES

Para consultas no dude en comunicarse.

Publicado en Ayuda espiritual, evangelismo, reflexiones | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

EL REMANENTE II.¿Como identificar la verdadera iglesia?

remanente

“Si el Señor de los ejércitos no nos hubiese dejado un resto pequeño (remanente) como Sodoma fuéramos y semejantes a Gomorra” (Isaìas 1:9).

Al continuar desarrollando este fascinante tema, es mi oración al Señor que muchos creyentes y congregaciones reciban un poderoso impacto del Espíritu Santo, lo cual como es de esperar, traerá un grande avivamiento a lo largo y ancho del Planeta. Nada mas bello que poder contemplar el pueblo de Dios, no desde la óptica de una organización sino desde la altura del “programa de Dios”. Esta es otra dimensión, es el enfoque desde lo divino, haciendo de lado la invención humana y sus intrincados reglamentos, que no son mas que laberintos donde con facilidad extrema se extravían los ingenuos.

No siempre los predicadores del evangelio tienen el coraje de anunciar la verdad completa, pues muy a menudo tal mensaje está mezclado con las normas y reglamentos de una determinada organización religiosa, que están en abierta oposición a lo que el Señor ha establecido. Es esto precisamente lo que caracteriza al remanente de Dios, total claridad para los escogidos, luz plena en el camino, todo a la luz de la Sagrada Escritura. Si no acudimos al reglamento divino, a la carta manga del cielo, es porque aun estamos en tinieblas y no nos ha amanecido la mañana preciosa de la revelación de Dios.

Isaías 8:20 ¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido.

Esperamos que toda esta exposición sea como una lluvia de sabiduría sobre el pueblo de Dios, trayendo frescura y oxígeno para mejorar el desarrollo y crecimiento en todas las aéreas del servicio y ministerios. Este proceso está bien delineado en la siguiente porción de la Escritura: Deuteronomio 32:1-2 “Escuchad, cielos, y hablaré; y oiga la tierra los dichos de mi boca. Goteará como la lluvia mi doctrina; destilará como el rocío mi dicho; como la llovizna sobre la grama, y como las gotas sobre la hierba”. Es bien bello el proceso que se nos muestra en este pasaje con relación a la manera como debe transmitirse la palabra de Dios:

  1. Como lluvia.
  2. Como el rocío.
  3. Como la llovizna.
  4. Como las gotas.

Este trabajo escalonado y progresivo es el que debemos desarrollar para dar siempre un buen alimento al remanente escogido. Así vivirán siempre empapados de la palabra de Dios.

¿Qué es el remanente de Dios?

“¿O no saben lo que dice la Escritura acerca de Elías, cómo suplica a Dios contra Israel? diciendo: ‘Señor, a tus profetas mataron, tus altares derribaron, y yo solo quedé, e intentan matarme.’ Pero ¿qué le dice la instrucción [divina]?  ‘Dejé para mí mismo a siete mil varones quienes no doblaron sus rodillas ante Baal.’ Así entonces también en la oportunidad presente ha quedado un remanente seleccionado por el favor de Dios.”
(Romanos 11:2-5)

Este pasaje nos habla de un tiempo de apostasía. Bajo los malvados reyes Acab y Jezabel, todo Israel había empezado a seguir a dioses ajenos. El profeta Elías tuvo que esconderse durante varios años porque el rey quiso matarlo. Después Dios le dio la orden de mostrarse al rey, y de enfrentarse con los profetas del falso dios Baal. En esta confrontación, Dios demostró ante todo el pueblo que El era el Dios verdadero, haciendo caer fuego del cielo sobre el sacrificio de Elías (1 Reyes 18).
Pero entonces, Jezabel amenazó de muerte a Elías, y él tuvo que huir nuevamente al desierto. Allí, completamente agotado y deprimido, exclamó ante Dios estas palabras: “He sentido un vivo celo por el Señor Dios de los ejércitos; porque los hijos de Israel han dejado tu pacto, han derribado tus altares, y han matado a espada a tus profetas; y sólo yo he quedado, y me buscan para quitarme la vida.” (1 Reyes 19:14) – En respuesta, Dios le ordenó ungir a dos nuevos reyes y a un nuevo profeta (su sucesor Eliseo), y le aseguró que no estaba completamente solo: “Y yo haré que queden en Israel siete mil, cuyas rodillas no se doblaron ante Baal…” (1 Reyes 19:18).

A esta situación entonces se refiere Pablo en su carta a los Romanos, y la compara con la situación de su propio tiempo: “Así también en la oportunidad presente …” ¿Qué había pasado en el tiempo de Pablo? – El pueblo judío se había otra vez apartado de Dios. Habían rechazado a Jesús, su Salvador enviado por Dios. Y Pablo, al anunciar el evangelio, muchas veces fue perseguido por los propios judíos. El también podía en algunas oportunidades haber exclamado: “Yo sólo he quedado…” – Pero después dice: Así como en los tiempos de Elías quedó un remanente fiel del pueblo de Dios, así también en esta oportunidad. Aunque la mayoría del pueblo desobedeció a Dios, El se ha reservado un pequeño número de personas que se ponen de su lado. Y en muchos lugares donde Pablo llegó en sus viajes, pudo encontrar a algunos que eran parte de este remanente. Aunque la mayoría de los judíos rechazaron su mensaje, siempre hubo algunos que creyeron y siguieron al Señor.

“Así también en nuestro tiempo”, la mayoría de los que se llaman “pueblo de Dios”, “cristianos”, “evangélicos”, “pentecostales”, se han apartado de Dios. Tienen todavía sus formas exteriores de religiosidad (como los judíos en los tiempos de Pablo tenían sus sinagogas), pero rechazan el anuncio del evangelio bíblico. Pero hay unos pocos entre ellos que se dan cuenta de lo que está pasando, que no siguen la corriente de los tiempos, y que siguen siendo fieles al Señor. Ellos son el remanente de Dios en el tiempo actual.

Muchas veces a lo largo de la historia de la iglesia ha sucedido lo mismo. Las grandes iglesias institucionales muy pronto se desviaron del camino trazado por Jesús y los apóstoles. Quedó un pequeño remanente escondido, desconocido, que seguía fiel al Señor. De vez en cuando, en oportunidades históricas especiales, este remanente volvió a salir a prominencia y se convirtió en el núcleo de un nuevo avivamiento. Entonces, por un breve tiempo, el mundo pudo ver la luz brillante de una vida cristiana genuina, resplandeciendo en enteras comunidades avivadas. Pero con el tiempo, estas comunidades avivadas a su vez se volvieron al tradicionalismo, al poder humano y a la apostasía. Aun llegaron a organizarse bajo los mismos nombres que el mundo les había puesto por desprecio (“bautistas”, “metodistas”, “avivados”, “iluminados”) Así dejaron de ser una comunidad avivada, y se convirtieron en una iglesia institucionalizada como todas las demás. Con la excepción de un nuevo remanente pequeño.

Entonces, el remanente de Dios es durante la mayor parte del tiempo un pueblo escondido, dispersado, menospreciado y perseguido. Los que forman parte de él, a menudo se sienten solos y piensan: “Yo sólo he quedado, ya no hay nadie más que siga al Señor.” Y sin embargo, el Señor dice: “Yo me he reservado a siete mil…”

Este remanente, entonces, no es ninguna “iglesia” ni “organización” en particular. (De todas maneras, ¡no es una iglesia institucional que coloca la palabra “remanente” en su nombre!) De los que pertenecen al remanente, algunos de ellos se encuentran en medio de las iglesias institucionales, pero saben que son “extranjeros y peregrinos” aun en medio de esta “iglesia” de cristianos de nombre no más. Otros han encontrado a dos o tres compañeros con un “corazón según Dios”, y así se juntan y se animan los unos a los otros (Hebreos 10:24-25, entendido en su sentido correcto). Y aun otros se encuentran en completo aislamiento, caminando por un desierto y preguntándose si habrá todavía otros caminando por el mismo camino.

Ellos son el rebaño del cual Jesús dijo: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen” (Juan 10:27). Es el Señor mismo quien los pastorea, los guía y los “organiza”. A menudo los guía por caminos que el mundo (aun el mundo religioso) no comprende. Pero ellos le siguen, porque “no conocen la voz de los extraños” (Juan 10:5).

Aun así, no están libres de tentaciones y peligros. Cada uno de ellos sabe que pertenece al remanente; pero no pueden saberlo con toda seguridad los unos de los otros. Así están a veces en peligro de unirse en falsas alianzas con alguien que dice ser del remanente y no lo es. O al contrario, de desconfiar de alguien que sí es del remanente, pero de alguna forma es “diferente”.
El remanente no se define por ningún nombre, ningún letrero, ningún lugar de reunión, ninguna declaración doctrinal aparte de la palabra de Dios, y ningún líder aparte del Señor mismo. Por eso puede haber una gran variedad de trasfondos y corrientes teológicas entre ellos. Así están a veces en peligro de atacarse mutuamente por diferencias teológicas de segunda importancia. Esto aun más, puesto que han visto tantas desviaciones en las iglesias institucionales, que pueden llegar a sospechar aun de los que son sus hermanos verdaderos.

Por el otro lado, cuando sufren el menosprecio, el rechazo y la persecución por parte de los cristianos solo de nombre, pueden estar tentados a someterse al ambiente seguro, cómodo y respetable de una iglesia institucional. O a formar su propia organización para demostrarles visiblemente que “somos mejores” y que “entre nosotros, el Señor se manifiesta de verdad”. Pero deben saber que tan pronto como se volverán “respetables”, dejarán de ser el remanente.

Los que son del remanente, pueden hablar de su fe en Cristo con todo denuedo, en toda situación donde el Señor se lo permite. Pero no tienen ninguna “agenda escondida” detrás de ello: No tienen necesidad de cumplir un número obligatorio de “horas de evangelización”, ni de ganar miembros para “su iglesia”, ni de aumentar ingresos por ofrendas y diezmos, ni de “acumular puntos” para ser más aceptos ante Dios. Por eso, no necesitan organizar eventos llamativos ni manipular a nadie. Son sencillos testigos de lo que Dios hizo en sus vidas.

Ellos respetan y honran la genuina autoridad espiritual en quienes la pueden percibir; pero no conocen oficios ni posiciones jerárquicas. Y aquellos que alcanzan tal reconocimiento, no lo toman como una ocasión de levantarse por encima de sus hermanos. Al contrario, se humillan aun más en el temor de Dios, y se convierten aun más en siervos de sus hermanos (Lucas 21:24-28).

Este artículo, y otros relacionados, desea dar mucho ánimo y ayuda a los que caminan por el sendero difícil del remanente de Dios, y a los que están empezando a darse cuenta de que son parte del remanente. Pero si eres del remanente, sabes también que no debes tomar todo como una palabra autoritativa: “Examinadlo todo, retened lo bueno” (1 Tes.5:21).

Publicado en Ayuda espiritual, Educación Cristiana, reflexiones | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario