Nuevo Amanecer Global

Misión

Propiciar y fomentar el mejoramiento humano de una manera integral, cubriendo áreas espirituales, psicológicas, emocionales, sentimentales, laborales, profesionales, familiares, sociales y, aplicando las diferentes disciplinas del conocimiento. Si todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros. Asumimos entonces nuestro compromiso y Misión sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. En consecuencia, la FUNDACIÓN NUEVO AMANECER GLOBAL, entidad sin ánimo de lucro, desarrolla sus diferentes labores de servicio a la comunidad local, regional, nacional e internacional, enmarcada primero, como un servicio a Dios, de quien vienen todos los favores, que no sólo es el Autor de la vida sino también el Sustentador de todas las cosas, visibles e invisibles. Nuestra misión de servicio se basa entonces en la verdad inconfundible de que todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y la seguridad de su persona.

Visión

LA FUNDACIÓN NUEVO AMANECER GLOBAL, promoverá todo tipo de actividades que estén encaminadas a la superación de los seres humanos, a través de conferencias, proyectos sociales, brigadas de salud, asesorías educativas, integración de la familia y la sociedad, en procura de recuperar los valores morales y éticos. Nuestros programas y proyectos están diseñados para obtener resultados a corto, mediano y largo plazo, lo cual nos permite ciclos de conferencias rotativas, temas secuenciales en las diferentes áreas mencionadas en la misión, como el planteamiento, desarrollo y conclusión de diversas actividades para los fines ya propuestos, haciendo así honor a nuestro lema: EDUCANDO PARA LA ETERNIDAD.

Objetivos

Espirituales: Inspirar a nuestros usuarios mediante diversas conferencias y enseñanzas a canalizar sus ideales en torno a los principios que Dios ha establecido en su palabra, la cual nos ofrece ayuda y orientación segura e infalible para la solución de los problemas de la humanidad. Nos afianzamos para estos objetivos espirituales, evocando el artículo 18 de los Derechos Humanos: “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia”.

Anuncios