REPARANDO GRIETAS. Fisuras que amenazan nuestra vida cristiana.

Isaías 30:12-14 Por eso el Santo de Israel dice así: «Ya que ustedes han rechazado esta palabra, y confían en la violencia y en la iniquidad, y se apoyan en ellas, este pecado será para ustedes como una grieta que se extiende por un alto muro, hasta resquebrajarlo y hacer que se derrumbe en cualquier momento. Y éste se resquebrajará como una vasija de alfarero, que sin misericordia la hacen pedazos; a tal grado que, de entre los añicos, no se encuentra un solo tiesto para sacar fuego del hogar ni agua del pozo.»

El profeta les recuerda esta denominación solemne que resume la realidad tremenda del Señor, santo, incontaminado, pero vinculado a los intereses históricos de su pueblo. Puesto que prefieren confiar en iniquidades y falsedades, en alianzas políticas llenas de doblez y peligro para la religión de Judá, les anuncia la ruina inminente: el estado de cosas en Judá es tan ruinoso, que todo está a punto de crujir y caer, como muro resquebrajado, y la ruina será tan general, que no se podrá aprovechar nada de la actual situación, comparada a una vasija rota de la que no queda ni un tejón para los usos más rudimentarios domésticos.

En esta oportunidad estamos abordando el tema “reparando grietas”, esto con el fin de confrontar nuestras realidades con la poderosa palabra del Señor, la cual siempre arrojará un poderoso rayo de luz para alumbrar nuestros pasos, logrando con ello hacer las correcciones que sean necesarias en tiempo y lugar oportunos. Veremos cinco grietas que amenazan ruina sobre nuestras diversas estructuras.

terremoto-en-ecuador-2192327w640

LA GRIETA ESPIRITUAL

Esta tiene que ver con nuestra relación con Dios, describiendo de manera muy clara la manera como se produjo esta separación entre el hombre y su Creador, pero también mostrando la sobre abundante gracia de Dios, el cual proveyó todos los elementos necesarios para cerrar dicha grieta que nos separaba del Él, y ahora poder disfrutar de tan generosa comunión en su Gloriosa Presencia.

Isaías 59:1-2 Bien pueden ver que la mano del Señor no está impedida para salvar, ni sus oídos se han agravado para no oír. Son las iniquidades de ustedes las que han creado una división entre ustedes y su Dios. Son sus pecados los que le han llevado a volver la espalda para no escucharlos.

La razón de que la salvación de Dios se retrase estriba en los pecados de Israel. El Señor es omnipotente; por tanto, si no ha salvado a su pueblo, no es por impotencia, sino que esa salvación está condicionada a la conducta del mismo pueblo escogido. Dios no es infiel ni indiferente a sus promesas. Son los pecados de Israel los que retardan su intervención salvadora, pues son como un muro que se interpone entre ambos, en tal forma que las relaciones quedan totalmente interrumpidas. Pero, al fin, Dios se decide a intervenir, al ver tanta injusticia y maldad, con su mano justiciera.

Las iniquidades e injusticias han hecho que la mano del Señor no se manifieste, no porque ésta sea corta o impotente para salvar; ni tampoco se ha hecho duro de oído, mostrándose indiferente a las súplicas de Israel. La culpa reside en la conducta de los israelitas, que se han hecho indignos de participar de las bendiciones divinas; por eso oculta su rostro y los abandona. Y el profeta detalla las razones de este alejamiento de Dios: las manos están manchadas en sangre; la avaricia no se ha detenido ante el homicidio y el atropello de los débiles, ni sus sabios ante la mentira. Todos los medios, la difamación, la violencia, parecían lícitos para los avaros israelitas de las altas categorías sociales. La situación es tal, que no hay quien clame por la justicia; y los derechos más elementales se calculan con falsedades y argumentaciones sofisticadas ante los tribunales. Todo es un cavilar moroso contra el prójimo: conciben fatigas y dan a luz desventuras.

SOLUCIÓN A LA SEPARACIÓN ESPIRITUAL

Efesios 2:14-19 Porque él es nuestra paz. De dos pueblos hizo uno solo, al derribar la pared intermedia de separación y al abolir en su propio cuerpo las enemistades. Él puso fin a la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo, de los dos pueblos, una nueva humanidad, haciendo la paz, y para reconciliar con Dios a los dos en un solo cuerpo mediante la cruz, sobre la cual puso fin a las enemistades. Él vino y a ustedes, que estaban lejos, les anunció las buenas nuevas de paz, lo mismo que a los que estaban cerca. Por medio de él, unos y otros tenemos acceso al Padre en un mismo Espíritu. Por lo tanto, ustedes ya no son extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios.

Desarrolla aquí San Pablo la que pudiéramos llamar tesis de la unificación: todos, judíos y gentiles, suprimida la antigua barrera entre ambos pueblos, formamos un solo “cuerpo,” que es la Iglesia, en la que todos, en calidad de hijos y con absoluta igualdad de derechos, podemos confiadamente dirigirnos al Dios Padre. Fue Jesucristo, explica San Pablo, quien “derribó el muro de separación” entre ambos pueblos, “anulando en su carne la Ley,” que comenzó por ser una cerca de protección y aislamiento, pero pronto se convirtió en especie de barricada entre dos bloques enemígos. Bastaba entrar en el templo de Jerusalén para darse cuenta de ese antagonismo: una valla, prohibiendo a todo gentil pasar adelante bajo pena de muerte, separaba el “atrio de los gentiles” de las partes más interiores del templo; y a esa aversión y hostilidad por parte judía respondía el desprecio y anti judaísmo por parte gentil. Jesucristo, con su muerte en la cruz, anuló la Ley ceremonial, que era el origen de la “enemistad”, haciendo “en sí mismo de los dos (pueblos) un solo hombre nuevo”.

Estamos sumamente agradecidos con el Señor por haber derribado esta pared intermedia, logrando con ello establecer una sola familia, viviendo ahora todos en plena armonía y con absoluta libertad para entrar al Lugar Santísimo para rendir completa adoración al Señor. (Hebreos 10:19-22) Hermanos, puesto que con toda libertad podemos entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, es decir, de su propio cuerpo, y puesto que tenemos un gran sacerdote al frente de la casa de Dios, acerquémonos con un corazón sincero, y con la plena seguridad de la fe, con el corazón purificado de una mala conciencia, y con el cuerpo lavado en agua pura.

FAMILIA DIVIDIDA

LA GRIETA FAMILIAR

Mateo 10:34-36 »No piensen que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. He venido para poner al hijo contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra. Los enemigos del hombre serán los de su casa.

Es muy conocido el argumento en términos de principios sociales que afirma que “la familia es el núcleo de la sociedad”. Pero es de esperar que para lograr tal propósito, la familia ha de estar unida, trabajar en armonía, mantener o desarrollar proyectos comunes, y desde luego, remar siempre para el mismo lado. Como ya vemos por la misma palabra del Señor, se presentan divisiones al interior de las familias, lo cual ocurre por diversos motivos. A veces por ser incompatibles en el carácter, en la conducta y o metas que quisieran alcanzar. También dichas separaciones se dan muy a menudo por la infidelidad de uno de los cónyuges. Pero infortunadamente, aunque nos cueste creer, estas grietas de separación también se dan por causa de la fe en el Señor Jesucristo.

Una de las maneras más prácticas para cerrar esta grieta, es aprender a vivir bajo la premisa de lo que se denomina una relación civilizada. Esto en el caso que no todos sean creyentes. Pero mejor aún, si la mayoría o todos profesan la fe cristiana, pues de ser así, se puede vivir en mucha paz y prosperidad todos los días de la vida.

Salmo 133:1-3 Qué bueno es, y qué agradable, que los hermanos convivan en armonía! Es como el buen perfume que resbala por la cabeza de Aarón, y llega hasta su barba y hasta el borde de sus vestiduras. Es como el rocío del monte Hermón, que cae sobre los montes de Sión. Allí el Señor ha decretado para su pueblo bendición y vida para siempre.

HERMANOS DISCUTIENDO

LA GRIETA EN LA CONGREGACIÓN

I Juan 2:9-11 El que dice que está en la luz, y aborrece a su hermano, está todavía en tinieblas. El que ama a su hermano, permanece en la luz, y en él no hay tropiezo. Pero el que aborrece a su hermano está en tinieblas, y anda en tinieblas, y no sabe a dónde va, porque las tinieblas le han cegado los ojos.

Por eso, faltar al amor es faltar a la obligación principal impuesta por la fe cristiana. El que odia a su hermano está todavía en las tinieblas aunque pretenda estar en la luz. No ha comprendido el precepto nuevo del amor al prójimo, porque el que odia al hermano muestra que no se mueve por motivos de fe y de amor fraternal, sino por puro egoísmo, como los que viven en las tinieblas del paganismo. El precepto del amor, que se inspira en el amor de Jesús, rige principalmente las relaciones entre los cristianos, entre los hermanos en la fe. San Juan considera la práctica del amor fraterno como condición indispensable para permanecer en la comunión con Dios.

Es indudable que el distanciamiento y pérdida de comunión con los mismos miembros de la congregación es una de las fisuras mas dolorosas, ya que estamos hablando comunión y armonía que deben reinar al interior del cuerpo de Cristo. Pero si dentro de nosotros mismos las cosas andan mal, qué podemos esperar de aquellos que aún no conocen el amor del Señor y que no andan en sus caminos. La falta de amor entre los hermanos en la iglesia es algo muy preocupante, como también la indiferencia y poca solidaridad.

Santiago 2:14-18 Hermanos míos, ¿de qué sirve decir que se tiene fe, si no se tienen obras? ¿Acaso esa fe puede salvar? Si un hermano o una hermana están desnudos, y no tienen el alimento necesario para cada día, y alguno de ustedes les dice: «Vayan tranquilos; abríguense y coman hasta quedar satisfechos», pero no les da lo necesario para el cuerpo, ¿de qué sirve eso? Lo mismo sucede con la fe: si no tiene obras, está muerta. Pero alguien podría decir: «Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras.»

Esta doctrina de Santiago está en perfecta conformidad con el Evangelio, en donde Cristo enseña que “no todo el que dice “Señor, Señor!” entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre, que está en los cielos”. Por consiguiente, la fe en Dios no aprovechará si no va acompañada con la observancia de los mandamientos. El que cree en Dios y no cumple su voluntad, se hace reo de mayor castigo, según enseña el mismo Cristo: “El siervo que, conociendo la voluntad de su amo, no se preparó ni hizo conforme a ella, recibirá muchos azotes.”
Algunos cristianos, aunque poseían esta fe, se preocupaban poco del cumplimiento de las obras de caridad, creyendo que podían salvarse sin su cumplimiento. Santiago afirma con toda claridad que es necesario su cumplimiento para poder salvarse.
El autor sagrado no se refiere aquí a las obras exteriores de la Ley de Moisés, sino a las obras buenas en general.

TEOLOGÍA

LA GRIETA CON LAS DENOMINACIONES

I Corintios 1:10-13 Hermanos, les ruego por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que se pongan de acuerdo y que no haya divisiones entre ustedes, sino que estén perfectamente unidos en un mismo sentir y en un mismo parecer. Digo esto, hermanos míos, porque los de Cloé me han informado que entre ustedes hay contiendas. Quiero decir, que algunos de ustedes dicen: «Yo soy de Pablo»; otros, «yo soy de Apolos»; otros, «yo soy de Cefas»; y aun otros, «yo soy de Cristo».¿Acaso Cristo está dividido? ¿Acaso Pablo fue crucificado por ustedes? ¿O fueron ustedes bautizados en el nombre de Pablo?

Este tipo de divisiones al interior de una gran cantidad de Denominaciones de iglesias que se precian ser del Nombre de Jesucristo, definitivamente son una vergüenza para el pueblo del Señor en todo el mundo. Somos miles de grupos de maravillosos hijos de Dios a lo largo y ancho de las geografías continentales, pero con un agravante penoso y lamentable, la falta de comunión entre nosotros mismos. Pretendemos ganar a muchos miembros de otras denominaciones que aún no conocen el Nombre Glorioso de Jesús, pero nosotros mismos nos estamos mordiendo unos a otros por celos y envidias detestables.

Sea esta una ocasión propicia para invitar al pueblo del Señor disperso por mas de doscientos países, para que hagamos un alto en el camino, nos pongamos la mano en el corazón, oremos con corazón sincero, miremos a la palabra de Dios, y nos hagamos varias preguntas con humildad y reverencia delante del Señor. ¿Estamos preparados en tales condiciones para el encuentro con el Señor? ¿Son estas divisiones de grupos del Nombre de Jesús acordes a lo que enseña la Escritura? ¿Tenemos autoridad moral para proclamar la comunión y la unidad de las iglesias? Es verdad que somos UNO en Jesús?

discriminacion

LA GRIETA SOCIAL

Valga anotar que la iglesia primitiva supo manejar muy bien el trato con las personas que no eran miembros de la congregación. Fueron muy respetuosos de sus costumbres, cultura, tipo de religión; pero además, sin importar en que creían, tenían favor para con todos ellos.

Hechos 2:46-47 Todos los días se reunían en el templo, y partían el pan en las casas, y comían juntos con alegría y sencillez de corazón, mientras alababan a Dios y brindaban ayuda a todo el pueblo. Y cada día el Señor añadía a la iglesia a los que habían de ser salvos.

Este pasaje de la Escritura es muy descriptivo en cuanto al alcance que tenía la iglesia primitiva en la obra social y el cuidado de las personas necesitadas. Si tenemos en cuenta la manera como el pueblo de Israel celebraba sus fiestas, tendremos las ilustraciones precisas de el por qué los primeros creyentes tenían esta forma de proceder con los pobres del pueblo.

Deuteronomio 15:7-8 »Cuando en alguna de tus ciudades, en la tierra que el Señor tu Dios te da, alguno de tus compatriotas se encuentre necesitado, no endurezcas tu corazón ni aprietes el puño para no ayudar a tu compatriota pobre. Al contrario, abre tu mano con generosidad y préstale lo que le haga falta.

Si Israel es fiel a los mandamientos divinos, nunca tendrá necesidad de pedir prestado de nadie, sino que, al contrario, se convertirá en prestatario de muchos pueblos, dominando sobre ellos. La letra de la Ley ordena prestar líberalmente al hermano necesitado. (Deuteronomio 15:11) En tu tierra nunca faltarán menesterosos; por eso yo te ordeno que abras tu mano y ayudes en tu tierra a tus compatriotas, y a los pobres y necesitados. Se dice que nunca dejara de haber pobres en la tierra, lo que se ha de entender no como una ley inexorable impuesta por Dios, de forma que sean como una institución aquéllos para que los ricos ejerzan su misericordia, sino que supone que, dadas las condiciones del egoísmo humano y las adversas contingencias de la vida, nunca faltarán necesitados con los que se ha de ejercer la caridad. Supuestos los indigentes, es necesario organizar la beneficencia.

Por todo lo anterior, esta demostrado que las grietas en términos espirituales, familiares, de congregación, denominación o sociedad, pueden ser reparadas de manera exitosa, logrando con ello plena solidez en la vida cristiana y un mayor cúmulo de crecimiento y servicio, no solo a Dios, sino también a nuestro prójimo.

 

Suscríbete a nuestro blog para que no te pierdas ninguna de estas maravillosas enseñanzas.

Anuncios

Acerca de nuevoamanecerglobal.

Pastor con experiencia por 40 años, dedicado a dictar conferencias en temas de familia, vida cristiana, liderazgo y teología en general. El propósito es brindar ayuda y orientación a grupos cristianos de diferentes denominaciones, como también a familias y personas particulares. La fundación Nuevo Amanecer Global se origina pensando en la necesidad de miles de personas que buscan con ansiedad la Palabra Divina, que aman la cultura de la investigación, la formación integral y el servicio integral. Nuestro lema: EDUCANDO PARA LA ETERNIDAD.
Esta entrada fue publicada en Ayuda espiritual, Educación Cristiana, familia, reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s