LABRADOS A MARTILLO II

Éxodo 37:7-8 Hizo también los dos querubines de oro, labrados a martillo, en los dos extremos del propiciatorio. Un querubín a un extremo, y otro querubín al otro extremo; de una pieza con el propiciatorio hizo los querubines a sus dos extremos.

Los querubines labrados a martillo sobre la tapa del propiciatorio son el símbolo de la presencia de Dios. Si el candelabro es figura de Cristo y de su iglesia, los querubines evocan la gloriosa presencia de Dios en el Lugar Santísimo. Conviene entonces observar un poco mas en detalle los elementos que están guardados en el Arca de la Alianza. Allí fueron guardados celosamente la vara de Aarón que reverdeció, las dos tablas de piedra con la Ley escrita por el dedo de Dios, además un gomer (un promedio de 7 kilos) de maná recogido durante el peregrinaje por el desierto.

800px-Réplica_del_Arca_de_la_Alianza--6

LOS QUERUBINES DE GLORIA

¿Por qué afirmar que los querubines simbolizan la presencia de Dios? En repetidas ocasiones cuando el Señor mostró su Gloria, lo hizo acompañado de querubines, ya que estos son considerados como su guardia de honor. No dudamos que el Señor es el Rey de reyes y Señor de los señores, razón suficiente para que se mueva en medio de los ángeles de mas alto rango.

Salmo 80:1-3 “Oh Pastor de Israel, escucha;
Tú que pastoreas como a ovejas a José,
Que estás entre querubines, resplandece.
Despierta tu poder delante de Efraín, de Benjamín y de Manasés,
Y ven a salvarnos. Oh Dios, restáuranos;
Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos”.

Sal 99:1-3 ¡El Señor reina! Los pueblos tiemblan. ¡El Señor está en su trono entre los querubines! La tierra se conmueve. Grande es el Señor en Sión, y exaltado sobre todos los pueblos. Alabado es tu nombre grande y temible; ¡El Señor es santo!

II Samuel 22:10-11 Inclinó los cielos, y bajó; a sus pies había densas tinieblas. Montó sobre un querubín, y voló; ¡voló sobre las alas del viento!

Podemos notar la hermosura y el poder de éstos seres angelicales que Dios los ha dotado de una gloria sin igual. Vemos una capacidad extraordinaria de viajar por los cielos transportando la gloria de Dios y su máxima potencia reflejada en el profeta Ezequiel capítulo 1, también el Salmista nos relata que el Señor viaja por los aires montado sobre sus Querubines.

Con estos testimonios de la Escritura se considera suficiente prueba para afirmar que los querubines simbolizan la gloriosa presencia del Señor. El hecho de ser labrados a martillo nos enseña entonces sin lugar a duda que al igual que el candelabro, eran objetos únicos, sin remplazo alguno. De ser así, la presencia de Dios no puede conseguirse mediante un truco o fórmula humana. La manera exclusiva de atraer dicha presencia el por la palabra de Dios, ya que ella es la que puede quebrar todo escoyo o impedimento que nos impida el acercamiento a su Majestad.

Nos concentraremos entonces en cuatro puntos claves que nos acerquen a su presencia: Oración, Alabanza, Adoración y La Gloria de Dios. Si cada uno de estos pasos lo damos ceñidos a lo que nos enseña su palabra, no tengamos la menor duda de obtener los mejores resultados y a la vez hacer de lado muchos mitos que se tejen en torno a estos asuntos tan cruciales. En nuestros días es amplia la aceptación de métodos cargados de superstición y emoción para atraer la gloria de Dios. Se vale desde luces de colores en movimiento hasta emanaciones de humo, propias de los conciertos mundanos de música secular. Además se suma la estridencia y los ritmos propios de un Chow artístico, que más se identifica con un espectáculo mundano que con una genuina y reverente celebración cristiana.

Mujer-orando

1- LA ORACIÓN

Mateo 6:6-7 Pero tú, cuando ores, entra en tu aposento, y con la puerta cerrada ora a tu Padre que está en secreto, y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. »Cuando ustedes oren, no sean repetitivos, como los paganos, que piensan que por hablar mucho serán escuchados.

Todo judío piadoso varón había de orar tres veces al día, sobre las nueve de la mañana, mediodía y sobre las tres de la tarde; prescripción ya muy anterior a la época al Nuevo Testamento. Generalmente se oraba de pie, pero también era frecuente orar de rodillas. Se solía orar tendidos los brazos al cielo, e incluso vueltas las palmas de las manos, como esperando el don que esperaba recibirse de parte de Dios.

Mas para el fariseo “hipócrita” también la oración era motivo para su vanidad. Les gustaba orar ostentosamente en las “sinagogas,” en el templo, también estaba permitida la oración en cualquier lugar puro y en los ángulos de las plazas, probablemente para no ser interrumpidos en su exhibicionista oración por los transeúntes y bestias de carga.

Cuando abordamos el tema de la oración, no podemos menos que llenarnos de entusiasmo, pues es a través de ella que vamos a acercarnos nada menos que al Creador del Universo. Podemos comparar la oración con muchas cosas maravillosas. Es alimento para el alma, oxígeno para el espíritu, consuelo para los afligidos, fuerza para los débiles, luz que disipa las tinieblas, medicina que sana las enfermedades, música que recrea nuestro ser integral, manantial de revelaciones y bendiciones.

No se trata entonces de la posición del cuerpo, del lugar donde nos encontremos, el volumen de nuestra voz, la cantidad de tiempo dedicado, lo elaborado del discurso y la elegancia como estemos vestidos. Es el lenguaje sencillo, son nuestras palabras salidas de lo profundo de nuestra alma, la humildad y la actitud sencilla. Esto es lo que permitirá que nuestras oraciones lleguen sin estorbo a la presencia del Señor.

Algunos impedimentos a la oración efectiva:

EL PECADO: Isaías 59:1-2 Bien pueden ver que la mano del Señor no está impedida para salvar, ni sus oídos se han agravado para no oír. Son las iniquidades de ustedes las que han creado una división entre ustedes y su Dios. Son sus pecados los que le han llevado a volverles la espalda para no escucharlos.

PEDIR CON MALA INTENCIÓN: Santiago 4:2-3 Si ustedes desean algo, y no lo obtienen, entonces matan. Si arden de envidia y no consiguen lo que desean, entonces discuten y luchan. Pero no obtienen lo que desean, porque no piden; y cuando piden algo, no lo reciben porque lo piden con malas intenciones, para gastarlo en sus propios placeres.

MAL TRATO AL CÓNYUGE: I Pedro 3:7 De la misma manera, ustedes, los esposos, sean comprensivos con ellas en su vida matrimonial. Hónrenlas, pues como mujeres son más delicadas, y además, son coherederas con ustedes del don de la vida. Así las oraciones de ustedes no encontrarán ningún estorbo.

USAR VANAS REPETICIONES: Mateo 6:7 »Cuando ustedes oren, no sean repetitivos, como los paganos, que piensan que por hablar mucho serán escuchados.

adorar

2- LA ALABANZA

Salmo 22:2-3 Dios mío, clamo de día, y no respondes;
Y de noche, y no hay para mí reposo. Pero tú eres santo,
Tú que habitas entre las alabanzas de Israel.

Si la oración es alimento y fortaleza, la alabanza es el reconocimiento al Señor por su grandeza, excelencia y omnipotencia. Pensar que podemos impresionar al Señor por algún tipo de alabanza exótica, ruidosa, fuera de control y desaliñada, es algo totalmente fuera de lugar.Tampoco el despliegue artístico y la destreza en la ejecución de los instrumentos será siempre lo mas importante. Aunque hacer las cosas con la mejor calidad es un atributo que no debemos descuidar, no obstante lo que el Señor reclama por encima de todo, es la integridad de nuestro corazón. El objetivo primordial de la alabanza es que el nombre del Señor sea glorificado, de ahí nuestra insistencia en procura de “una alabanza  Cristo céntrica”.

Salmo 33:1-3 Ustedes los justos, ¡alégrense en el Señor! ¡Hermosa es la alabanza de los hombres íntegros! ¡Aclamen al Señor con arpas! ¡Alábenlo al son del salterio y del decacordio! ¡Canten al Señor un cántico nuevo! ¡Canten y toquen bien y con regocijo!

Los justos son los más obligados a alabar al Señor, pues son el objeto predilecto de su providencia en la historia; el salmista quiere que acompañen sus cánticos con toda clase de instrumentos: cítara, arpa y lira. Y con ellos deben entonar un nuevo canto de acción de gracias por los beneficios nuevos que cada uno recibe en su vida del Omnipotente. El Señor es fiel a su palabra, y todas sus acciones llevan el sello de la verdad y de la fidelidad a sus promesas de protección a los justos y cumplidores de su Ley. Toda su providencia está gobernada por las exigencias de la justicia y del derecho, que es la aplicación de aquélla en cada acto. Toda la tierra rebosa de la bondad y piedad de Dios. Todas estas son razones mas que suficientes para alabar al Señor con toda integridad, sinceridad y santidad de corazón.

Deuteronomio 10:20 »Al Señor tu Dios temerás, y sólo a él servirás, y a él seguirás, y por su nombre jurarás. Él es el objeto de tu alabanza; él es tu Dios, que ha hecho contigo todas estas cosas grandes y terribles, que con tus propios ojos has visto.

Ahora han surgido excelentes cantantes al interior de las comunidades cristianas, cuyos talentos musicales son muy dignos de ser reconocidos, no dudamos de su entusiasmo, buen ánimo y dedicación. Pero nos quedamos asombrados al descubrir que muchos de sus cantos, ejecuciones y presentaciones no tienen “como objeto de alabanza” al Señor Jesucristo. Son cantos dirigidos al pastor, a la madre, a la novia, a una ciudad en particular, cantos navideños o encaminados a resaltar la belleza de la naturaleza. Así que conviene revisar este tipo de cosas, pues en tal caso, ya no estamos labrando la presencia de Dios con el martillo de su palabra, sino vaciando contenidos vacíos de la gloria de Dios en los moldes de la religión y la cultura.

ADORACIÓN

3- LA ADORACIÓN

Juan 4:23-24 Pero viene la hora, y ya llegó, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre busca que lo adoren tales adoradores. Dios es Espíritu; y es necesario que los que lo adoran, lo adoren en espíritu y en verdad.»

Y la razón es que “Dios es espíritu.” No se trata de una definición metafísica griega sobre la esencia de Dios, aunque la supone. Seguramente hay que poner la expresión en función de otros pasajes de, “Dios es luz”,  “Dios es amor”, en cuanto expresa que ilumina al hombre en la verdad, o en cuanto su acción nace del amor e impulsa el amor al hombre. En esta línea, “Dios es espíritu” en cuanto infunde en el hombre el Espíritu. Por eso, por “ser espíritu,” un esencia invisible e intangible, es por lo que hay que “adorarlo en espíritu y en verdad.”

Así sería: los verdaderos adoradores son los que rinden culto al Padre creyendo la revelación de Cristo y movidos por el Espíritu Santo. Y a estos “adoradores en este culto así rendido a Dios es a los que busca el Padre”. Es la especial providencia de Dios en los días mesiánicos. No es este adorar a Dios “en espíritu y en verdad” un simple querer o un simple deseo humano. El verbo usado aquí, “buscar”, probablemente expresa más que un simple deseo; puede suponer una actitud, un esfuerzo por llegar a su propósito. Lo que estaría en plena consonancia con otros pasajes en los que destaca que estas iniciativas en el orden de la salvación vienen siempre de Dios.

Al proclamar aquí la necesidad de adorar al Padre “en espíritu y en verdad,” no hace más que considerar el culto desde un punto de vista de mayor profundidad: el de la autenticidad íntima y verdadera creencia del mismo. El hecho de pretender “un formato especial” para una plena adoración, no es otra cosa, sino el abandono del modelo divino para encontrar su divina presencia, basados en la palabra de Dios y labrados a martillo. Lo contrario es utilizar moldes de acuerdo al capricho humano, y por lo tanto desagradables y abominables delante de sus ojos. En asuntos tan trascendentales como la oración, la alabanza y adoración, no podemos vivir de fantasía y apariencias, se requiere ser originales, lo cual nos traerá efectos, no solo santos, sino contundentes.

LA GLORIA DE DIOS

4- LA GLORIA DE DIOS

Si en verdad lo que queremos es ver la gloria de Dios manifestada en nuestras celebraciones, en nuestra vida familiar y privada, nos corresponde un mayor grado de acercamiento a la palabra, tal como la enseñaron los Profetas y los Apóstoles del Señor. Entre tanto que sigamos divagando entre opiniones encontradas, prácticas supersticiosa y mediocridad espiritual, no esperemos que suceda nada extraordinario. Las cosas van a continuar de mal en peor, por mas que nos esforcemos, no veremos ni grandes ni medianos resultados. Todavía la directriz de la obra salvadora y santificadora de la preciosa iglesia de Jesucristo tiene que estar bajo el martillo de la palabra de Dios y bajo su Sombra de protección infalible y absoluta.

Éxodo 40:33-35 Finalmente, Moisés erigió el atrio alrededor del tabernáculo y del altar, y puso la cortina a la entrada del atrio. Así concluyó Moisés la obra. Entonces una nube cubrió el tabernáculo de reunión, y la gloria del Señor llenó el tabernáculo. Moisés no podía entrar en el tabernáculo de reunión porque la nube estaba sobre él y la gloria del Señor lo llenaba.

Cuando la obra estuvo acabada, Moisés la consagró toda según las órdenes del Señor, y erigió el tabernáculo y dispuso en él los muebles del culto divino. Entonces la nube cubrió el tabernáculo de la reunión, y la gloria de Dios llenó el habitáculo. Moisés no pudo entrar en el tabernáculo, porque estaba encima la nube, y la gloria de Dios llenaba el habitáculo. Esta gloria del Señor era una nube luminosa con que Dios se hacía presente en medio de su pueblo. Y el texto añade: “Todo el tiempo que los hijos de Israel hicieron sus marchas, se ponían en movimiento cuando se alzaba la nube sobre el tabernáculo, y si la nube no se alzaba, no marchaban hasta el día en que se alzaba.” De esta manera dirigía personalmente los movimientos de su pueblo.

El libro de los Números completa esta descripción del tabernáculo, cuando nos habla del modo de acampar y de las marchas del pueblo, que corresponde todo a la magnificencia y santidad de la morada de Dios. Es notable el orden de acampar y de ejecutar la marcha. En el campo ocupa el centro el tabernáculo del Señor, que es como la tienda del General y Jefe de la Nación Hebrea. En torno de ella acampan los levitas, que forman la guardia de honor. Luego, las tribus, tres a cada uno de los puntos cardinales. Esto es sencillamente “Majestuoso”.

No cabe duda que si colocamos cada cosa en su lugar, oración, alabanza y adoración, la gloria del Señor abundará en todas las labores que emprendamos. Que bueno saber que el Señor es fiel a sus promesas, que no depende de él la falta de bendición, sino que somos nosotros quienes no hemos puesto todo en su lugar, no hemos hecho las cosas “conforme al modelo mostrado en el monte santo”.

Pronto Labrados a Martillo III, espéralo…

Anuncios

Acerca de nuevoamanecerglobal.

Soy pastor con experiencia por 40 años, dedicado a dictar conferencias en temas de familia, vida cristiana, liderazgo y teología en general. El propósito es brindar ayuda y orientación a grupos cristianos de diferentes denominaciones, como también a familias y personas particulares. La fundación Nuevo Amanecer Global se origina pensando en la necesidad de miles de personas que buscan con ansiedad la Palabra Divina, que aman la cultura de la investigación, la formación integral y el servicio integral. Nuestro lema: EDUCANDO PARA LA ETERNIDAD.
Esta entrada fue publicada en Ayuda espiritual, Ministerios, reflexiones y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s